La Verdad

Señalización que indica el inminente derribo del edificio.
Señalización que indica el inminente derribo del edificio. / P. A./ AGM

Llega el derribo para otro edificio seis años después del terremoto

  • La demolición de uno de los pocos inmuebles que quedan pendientes comenzará el sábado, tras el acuerdo alcanzado con el consorcio de seguros

Cuando quedan pocas semanas para que se cumpla el sexto aniversario de los terremotos que en 2011 asolaron la ciudad, por fin llega el turno del derribo del edificio de la avenida de Portugal, que lleva en compás de espera desde entonces. La zona se acordonó ayer y se prohibió el aparcamiento en los alrededores para el inicio de la demolición el próximo sábado. El principal escollo todo este tiempo ha sido que los vecinos no habían llegado a un acuerdo con el Consorcio de Compensación de Seguros en cuanto al reconocimiento económico de la ruina del inmueble. El consorcio consideraba que no era necesario derribar el edificio para reconstruirlo de nuevo, por lo que la indemnización que correspondería a los propietarios por ruina económica era muy inferior a la de ruina técnica. Por fin se ha logrado el acuerdo y se llevará a cabo finalmente la reconstrucción.

Según dijo a 'La Verdad' la concejal de Urbanismo, Saturnina Martínez, «ha imperado el sentido común, han puesto de su parte tanto el consorcio de seguros como los técnicos contratados por los vecinos para hacer posible el deseado acuerdo». La concejal valoró positivamente que el tema se haya resuelto de forma extrajudicial. «Estamos muy contentos», reconoció.

La fachada del inmueble, sostenida con decenas de puntales desde los seísmos, ha permanecido también desde octubre de 2015 protegida con vallas metálicas, que ocupan parte de la acera, y con una malla ante el riesgo de desprendimiento de fragmentos de losas de la fachada a la vía pública. La concejalía de Urbanismo instó a los propietarios a tomar estas medidas para evitar riesgos para los viandantes al situarse en una zona muy transitada.

Este es uno de los pocos edificios, dañados por los seísmos que quedaban pendientes de demolición tras resolverse otros casos que resultaron muy complicados como el edificio Los Almendros en la avenida de las Fuerzas Armadas y Don Álvaro en el barrio de La Viña. Han sido los que más problemas han generado pero los conflictos se han ido resolviendo, dijo Martínez.

En poco tiempo, comenzará la deseada reconstrucción en el solar que deje el viejo edificio de la avenida de Portugal.