La Verdad

El aparcamiento de San Diego compatibilizará la zona azul y de residentes con la comercial

  • El objetivo es acabar con los asentamientos que venían denunciando los vecinos de la zona desde hace tiempo

Unas vallas en el aparcamiento del Centro Comercial San Diego alertan de que se están produciendo cambios que irán a más en los próximos meses. La intención es compatibilizar en el mismo espacio una zona destinada al uso de los clientes del establecimiento, mientras que la otra será azul y de residentes. El principal objetivo, apuntó ayer la concejal de Urbanismo, María Saturnina Martínez, es «acabar con los asentamientos que se estaban produciendo en el lugar. Había vehículos y furgonetas con más de un dedo de polvo que no se habían movido en mucho tiempo. Y decenas de vehículos con carteles de 'se vende'. La situación comenzaba a ser preocupante y había que darle una solución, como nos habían solicitado los vecinos».

Poco a poco, se han comenzado a marchar muchos de los vehículos y furgonetas, algunos de los cuales llevaban meses en el aparcamiento y se ha podido iniciar una limpieza en profundidad. «Había sido imposible entrar con las máquinas hasta ahora, porque siempre estaba ocupado, de noche y de día. Se está retirando la basura que había acumulada entre los vehículos y se está saneando toda la zona», explicó Martínez.

Hogueras por la noche

El espectáculo que presenciaban los vecinos al caer la noche era significativo en una zona situada en pleno casco urbano de la ciudad. «Se encendían hogueras para calentarse junto a las furgonetas en las que vivían. Algunos se duchaban con grandes garrafas de agua y hacían sus necesidades en el lugar. Eso era lo que te encontrabas cuando salías a la terraza de tu casa al caer la noche», explicó Ana Isabel Pérez.

El aparcamiento estaba prácticamente lleno cada día, por lo que los clientes que acudían al centro comercial tenían dificultades para encontrar un lugar donde dejar su coche. «Una vez que entre en marcha el nuevo sistema, habrá un espacio destinado al centro comercial, que será como en otros parking de comercios, el cliente aparcará mientras hace su compra», dijo la edil de Urbanismo. Y, en el resto, «la intención es que la rotación sea continua. Para ello, se establecerá una zona azul y otra para residentes».

Sin embargo, no comenzarán a funcionar hasta que concluyan las obras más inmediatas, las de la avenida de Juan Carlos I y las de Santa Clara. Pero las mejoras en el lugar se han observado en solo unos días. «Son visibles. Han desaparecido esos vehículos viejos que llevaban mucho tiempo parados y otros que se habían establecido allí. Vuelve a haber movilidad, que es lo que buscaban vecinos y comerciantes», concluyó.

Temas