La Verdad

La caída de una cornisa obliga a revisar por «enésima vez» las casas afectadas por el seísmo

Los bomberos retiran los restos del alero que quedaron haciendo equilibrios en la vivienda de Pío XII, ayer.
Los bomberos retiran los restos del alero que quedaron haciendo equilibrios en la vivienda de Pío XII, ayer. / P. ALONSO / AGM
  • El alero de una vivienda en Pío XII se desplomó sin causar víctimas; IU pide sanciones a los propietarios que incumplan la normativa

De nuevo se revisarán «por enésima vez» todas las viviendas que resultaron afectadas por los terremotos de mayo de 2011 y que están pendientes de reconstruir, poniendo especial énfasis en las que mantienen únicamente en pie sus fachadas sostenidas por andamios. Así de contundente se mostró ayer, en declaraciones a 'La Verdad', la concejal de Urbanismo, María Saturnina Martínez.

Lo hizo horas después de conocerse que en la calle Pío XII, en pleno casco antiguo, se había desprendido la cornisa de una vivienda. «Afortunadamente no ha habido que lamentar víctimas», afirmó la edil, quien explicó que junto a los bomberos en las tareas de saneado de la cornisa había estado la arquitecta municipal. «Se ha inspeccionado todo el alero para retirar los fragmentos susceptibles de caer a la vía pública y se ha realizado una exhaustiva inspección para valorar el estado en que se encuentra el edificio».

La caída de la cornisa se produjo poco después de las siete y media de la mañana. Los vecinos alertaron de que habían oído un fuerte estruendo y que habían visto en la calle trozos del tejado de una vivienda. Varias unidades de bomberos del parque de Lorca se trasladaron al lugar y con un vehículo escala accedieron hasta la parte más alta del inmueble para proceder a la retirada del material que aún permanecía haciendo equilibrios y con grave riesgo de caer a la vía pública.

Se marchaban tras concluir las tareas, pero poco después regresaban. «Durante la inspección de la arquitecta municipal se ha detectado que en un inmueble situado al otro lado de la calle (un edificio nuevo) había una teja suelta, por lo que también ha sido retirada para evitar accidentes», relató Martínez.

Desde Urbanismo, según contó, se ha dado orden para que nuevamente se examinen todas las viviendas que resultaron afectadas por los terremotos y que se sitúan, en su mayoría, en el recinto histórico de la ciudad. «Dada la situación se va a dar una nueva vuelta a la treintena de inmuebles que se encuentran en esas circunstancias. Se van a inspeccionar para evitar que puedan producirse nuevos desprendimientos», dijo.

«Mano dura»

El grupo municipal de Izquierda Unida-Verdes exigió ayer aplicar «una política de mano dura» en los casos de viviendas en ruinas, mediante la imposición de multas a los propietarios que incumplan sus deberes. La edil Gloria Martín se mostró partidaria de que el Ayuntamiento «explore la vía de la expropiación» en los casos de incumplimiento.

Temas