La Verdad

Otros veinte acelerógrafos controlarán la falla que causó el terremoto hace seis años

  • Los nuevos equipos medirán cualquier movimiento con el fin de conocer en tiempo real el comportamiento de cada zona de la ciudad

Una batería de sensores se distribuirán por toda la ciudad y la periferia para captar cualquier movimiento de la falla que causó el terremoto de mayo de 2011. La red de acelerógrafos (equipos para la medida de movimientos fuertes del suelo causados por seísmos) se incrementará en dieciocho nuevos equipos que se suman a los tres que ya hay. Pero, además, seguirá ampliándose hasta alcanzar el medio centenar, según afirmó ayer el concejal de Emergencias, Juan Miguel Bayonas. Señaló que estos aparatos constituirán la Red de Acelerógrafos de Lorca (RAL), del Instituto Geográfico Nacional (ING).

Estarán situados en colegios, institutos y edificios singulares. Estos equipos funcionarán con tecnología Mems (Microelectromechanical Systems). Han sido desarrollados y fabricados por el propio ING con el nombre de Silex, que «por sus mínimos requerimientos de montaje y reducido coste, permiten una instalación masiva en entornos urbano». Esta alta densidad de equipos hace posible estudiar con gran detalle el comportamiento de cada zona o barrio ante terremotos de moderada intensidad. «Con ese conocimiento, podremos mejorar la respuesta futura de las edificaciones ante terremotos de mayor peligrosidad», según el edil.

La transmisión de información en tiempo real permite conocer los lugares de mayor repercusión. «Los aparatos que se han instalado miden la aceleración, que fue precisamente la causa que generó que el terremoto provocara tantos daños. Con ese conocimiento que aportarán estos aparatos mejorará la respuesta futura».