La Verdad

Reclamo turístico con premio

Al fondo, las dos ventanas del 'matroneum'.
Al fondo, las dos ventanas del 'matroneum'. / Paco Alonso / AGM
  • El recinto religioso del barrio judío, sometido a una laureada restauración, acapara la atención de los visitantes

El descubrimiento de los restos de una sinagoga de principios del siglo XV, a consecuencia de las obras de construcción del Parador de Turismo, supuso uno de los hallazgos más interesantes dentro del recinto fortificado. Ese espacio nunca fue transformada en iglesia al ser abandonada a consecuencia del decreto de los Reyes Católicos de 1492 que expulsaba a los judíos de España, como había ocurrido en otras ciudades. Su recuperación se encargó al arquitecto Francisco Jurado, que se centró en la restauración de las estructuras conservadas y la recreación del volumen que originalmente tenía el edificio.

Esa intervención se realizó en madera con el objetivo de diferenciar lo nuevo de los restos de fábrica y ladrillos siguiendo, señalaba Jurado «un estricto criterio de reversibilidad, de tal modo que ni siquiera entran en contacto las partes recreadas con los restos primitivos inferiores». Dicho volumen en madera está colgado de una gran caja metálica que protege todo el conjunto y lo hace totalmente visible al exterior como un gran prisma de acero corten. De esta forma queda garantizada la conservación de los elementos originales y, si fuera necesario, permitiría proseguir con las excavaciones arqueológicas, e incluso, llegar a recuperar su aspecto original.

Únicamente se completó el nivel del pavimento de la sinagoga con material cerámico similar, ladrillo colocado en espiga, diferenciados claramente los elementos repuestos de los primitivos.

El trabajo de recuperación y recreación de la sinagoga mereció uno de los galardones de la XVII edición de los Premios de Arquitectura de la Región de Murcia. Ahora acapara la atención de los visitantes.