La Verdad

El coro de San Francisco mostrará el trono de la Dolorosa de Marmolejo

Andrés Espinosa, Miguel García Peñarrubia y José María Miñarro muestran, ayer, al edil de Cultura las mejoras que se están acometiendo en el coro para mostrar el trono de la Dolorosa.
Andrés Espinosa, Miguel García Peñarrubia y José María Miñarro muestran, ayer, al edil de Cultura las mejoras que se están acometiendo en el coro para mostrar el trono de la Dolorosa. / Paco Alonso / AGM
  • El Museo Azul de la Semana Santa amplía su espacio expositivo con 1.500 metros más, repartidos en cinco salas de su sede religiosa

El Museo Azul de la Semana Santa, Mass, crece. Y lo hace a lo grande, ya que a los casi tres mil quinientos metros cuadrados que tenía se le sumarán en pocas semanas otros mil quinientos, lo que lo convertirá no solo en el museo más grande de la Región, sino en uno de los de mayores dimensiones del país, según aseguró ayer el presidente del Paso Azul, José María Miñarro.

Aumenta de dimensiones y también su espacio expositivo con importantes incorporaciones, entre las que destaca el trono de la Virgen de los Dolores labrado en bronce y oro por el orfebre sevillano Fernando Marmolejo Camargo. La pieza fue estrenada en 1981 y se trata de una obra «de gran clasicismo», como argumentó el director del Museo Azul de la Semana Santa, Miguel García Peñarrubia. Destacó que «el visitante podrá contemplarla desde todos los puntos de vista, ya que el espacio permite girar en torno a ella».

Al lugar se están incorporando una serie de vitrinas en las que se exhibirán bordados religiosos que habitualmente no se pueden contemplar. «Estará el palio de la Dolorosa y los paños del Cristo Yacente y el de la Coronación», detalló García Peñarrubia. La incorporación del coro al espacio expositivo del Mass permitirá la contemplación del interior de la iglesia de San Francisco desde un lugar privilegiado.

Al visionado del conjunto de retablos barrocos se suma la posibilidad de acceder hasta el órgano, el único que queda en la ciudad de la decena que había, y de escuchar sus notas, ya que se pretende que de forma habitual un organista toque el instrumento de viento. «Queremos que lorquinos y visitantes disfruten de su música. Será posible tras la restauración prevista, probablemente antes del verano a cargo del organista portugués Dinarte Machado», explicó el presidente de la Fundación Paso Azul, Andrés Espinosa Carrasco.

Antes de llegar al coro, al que se accederá por la escalera de la Tota Pulchra del antiguo convento de San Francisco, se podrá visitar la sala del reloj. Recibirá su nombre, según detalló el director del Mass, por las piezas que se exhibirán en ella. «Mostrará la maquinaria del viejo reloj, además del aro, el cristal y las agujas». Pero también se completará, argumentó, con una maqueta de la torre de la iglesia de San Francisco dañada tras el terremoto.

Contigua se situará una sala destinada a mostrar documentos antiguos de la Hermandad de Labradores, Paso Azul, y a continuación otra con documentación relativa a distintos momentos históricos de la Virgen de los Dolores. En la última estará la partitura de 'La Salve', ya que aquí se mostrarán detalles en torno a la música del Paso Azul.

El primero en conocer las nuevas dependencias que se están habilitando fue el concejal de Cultura y Patrimonio, Agustín Llamas, quien ayer se mostró halagado por poder recorrerlas y conocer in situ los trabajos que se están ejecutando. «Me parece impresionante la ampliación del Mass. No solo porque se habilitan espacios muy interesantes para los visitantes, sino por el contenido que se prevé muestren. Poder estar cerca del único órgano barroco de la ciudad es un lujo, como lo ha sido conocer su maquinaria. Y el coro me parece el lugar más acertado para el trono de la Virgen», contó.

Temas