En libertad con cargos dos de los tres acusados de la violación grupal en Beniaján

Un sospechoso reitera su inocencia ante las cámaras y otro se cubre con una capucha./Vicente Vicéns / AGM
Un sospechoso reitera su inocencia ante las cámaras y otro se cubre con una capucha. / Vicente Vicéns / AGM

El juez envía a prisión al tercer sospechoso porque estaba siendo buscado por otros delitos; a los demás les impone un alejamiento

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia, en funciones de guardia, ordenó ayer la libertad con cargos para los tres sospechosos de la violación grupal de una joven en la pedanía murciana de Beniaján, según confirmaron fuentes judiciales. El magistrado tomó esta decisión tras escuchar a los acusados, de 48, 43 y 28 años, y nacionalidad española, y después de que el fiscal no solicitase esa medida cautelar -requisito indispensable para que el juez la acuerde-. El magistrado les impuso, no obstante, una orden de alejamiento que les impide acercarse o comunicarse con la víctima.

Uno de los detenidos, sin embargo, no llegó a pisar la calle ya que, según precisaron fuentes judiciales, sobre él pesaban varias requisitorias y el magistrado decidió ordenar su ingreso en prisión provisional. En torno a las tres de la tarde un furgón lo trasladó al centro penitenciario de la pedanía murciana de Sangonera la Verde. Los otros dos sospechosos abandonaron la Ciudad de la Justicia de Murcia y, a preguntas de los medios de comunicación, reiteraron que son inocentes.

Según la versión que los procesados han relatado a los investigadores de la Guardia Civil y al magistrado, conocían a la víctima y se pusieron en contacto con ella para beber alcohol y tener sexo. Sostuvieron que la joven era prostituta y que en ningún momento la forzaron, pero reconocieron que le dieron cannabis y que ella ingirió gran cantidad de alcohol.

La víctima asegura que le dieron drogas y que, al quedar inconsciente, la agredieron sexualmente

La joven, vecina de otra pedanía de Murcia, sostuvo, sin embargo, en su denuncia que se encontró con los tres sospechosos, a los que conocía, y aceptó unas drogas que estos le proporcionaron, según su relato, pensando ella que se trataba de un medicamento, concretamente de un ansiolítico. Un supuesto fármaco que combinó con el consumo de bebidas alcohólicas en un descampado de la pedanía de Beniaján, en la zona de El Bojal.

Ellos reiteran que ella accedió voluntariamente a mantener relaciones a cambio de dinero

El cóctel formado por estas sustancias, según remarcan fuentes del Instituto Armado, sumió a la joven en un «estado de abstracción en el que no era capaz de gobernar su voluntad». Un estado que supuestamente fue aprovechado por los tres sospechosos para agredirla sexualmente sin su consentimiento. La víctima especificó en su denuncia que más tarde fue trasladada a la casa de uno de los acusados, vecino de Beniaján, donde nuevamente tomó más comprimidos -según su relato creyendo que eran fármacos-, lo que prolongó aún más su estado de enajenación y permitió que la supuesta violación grupal continuase.

A la mañana siguiente, la joven se marchó de la vivienda y acudió al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia donde fue examinada por facultativos y un médico forense. Según ha podido saber 'La Verdad', este confirmó la existencia de lesiones compatibles con una violación y le indicó a la víctima la importancia de que presentase denuncia. Tras escuchar su relato, los guardias se pusieron a trabajar y el martes detuvieron a los tres presuntos implicados. Además, incautaron los móviles de dos de ellos.

Los sospechosos, según indicaron fuentes cercanas al caso, tienen numerosos antecedentes por tráfico de drogas y robos. Afrontan un presunto delito de abuso sexual -con acceso carnal- dado que, cuando se consumó esa presunta agresión, la víctima presuntamente estaba inconsciente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos