Ángeles: «Me apuntó con la escopeta a la cabeza y me dijo: 'Esto es para ti'»

El coche que la víctima dejó abandonado en la calle./A.Durán/ AGM
El coche que la víctima dejó abandonado en la calle. / A.Durán/ AGM

La joven a la que disparó su exmarido en Las Torres de Cotillas, conocido como 'El Espinete', afirma que «estaba preparado» para atentar contra su vida

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El milagro de la vida se abre paso en una habitación de la tercera planta del Hospital Virgen de la Arrixaca. «Los médicos me han dicho que vaya poco a poco», explica con voz débil Mari Ángeles. Pero una cosa son las recomendaciones del personal sanitario y otra, muy distinta, la fortaleza que esta joven de 26 años está demostrando para recuperarse, a toda velocidad, del disparo que su expareja le pegó a bocajarro con una escopeta. Ocurrió el domingo en Las Torres de Cotillas.

«Estoy deseando salir de aquí». Y a este paso lo hará en un tiempo récord. Ese mismo domingo fue operada de urgencia y quedó ingresada en Reanimación, intubada, porque se temía por su vida. No en vano, se le extirpó un riñón y parte del hígado por culpa del disparo. Sin embargo, en la tarde del miércoles, solo 72 horas después de ser intervenida, ya fue subida a planta. «Cuando desperté, pedí un bocadillo de jamón», bromea con 'La Verdad' esta mujer, rodeada de algunos de sus ocho hermanos, su madre, Paquita, y una sobrina que le ha regalado un elefante de peluche. Su familia no tiene palabras para agradecer la labor del personal médico de La Arrixaca.

«Cuando abrió los ojos, lloraba», recuerda Baldo, el mayor de la prole, tratando de asimilar el carrusel de emociones que ha afrontado la familia en los últimos días: de masticar la tragedia a llorar de alegría al ver despertar a Mari Ángeles. «Le dije que cogiera fuerzas porque todos la estábamos esperando». Las visitas a esta joven tienen que realizar con cuentagotas, según admite ella misma, porque aún sigue «con fuertes dolores en el estómago».

La Guardia Civil analiza si una escopeta encontrada en el río Segura es la que empleó Luis Miguel A. R.

Para paliar las secuelas del cartuchazo que recibió en el costado, la mejor medicina para Mari Ángeles es pensar en el objetivo que se ha puesto: «Lo primero que quiero hacer cuando salga del hospital es estar con mis dos hijos».

-El juzgado de Molina le ha dejado la tutela de los menores a su padres mientras usted se recupera. ¿Les ha contado que está hospitalizada porque su expareja le disparó?

-No. Les he dicho que estoy mala y que por eso estoy en el médico.

La familia está manteniendo a los niños al margen del intento de asesinato y por eso no los han llevado al hospital. Mari Ángeles todavía no sabe cómo va a explicar a sus dos pequeños, de 8 y 9 años, que cuando se acercó a ver a su expareja -y padre de los menores-, para intentar que le diese 100 euros para los zapatos de comunión de los niños, el hombre le disparó supuestamente a quemarropa.

«Él estaba preparado», afirma. La familia no quiere presionarla para que les cuente qué ocurrió. Mari Ángeles solo les ha dicho que cogió el Renault Megane de su madre para desplazarse hasta un parque, alejado de la mano de Dios, a las espaldas de Linasa. Cuando vio a Luis Miguel A.R. y le pidió el dinero, vio que se le caía sobre el asfalto un cartucho que portaba en un bolsillo de su chándal negro.

En ese mismo instante supo que su vida corría peligro y no se equivocó. 'El Espinete', como otras tantas veces en las que no le pagó la manutención de los pequeños, no llevaba un duro encima, sacó una escopeta y le apuntó a la cabeza para espetarle: «Esto es para ti». Durante más de una década, Mari Ángeles había sufrido palizas, incluso estando embarazada, pero cuando aquel día la encañonó, se dijo que no estaba dispuesta a morir y forcejeo con su agresor hasta lograr zafarse.

Cuando corría hacia el Renault Megane, el varón le disparó supuestamente por la espalda. «Me duele recordarlo», zanja esta mujer que, tras recibir el disparo, fue capaz de conducir durante más de un kilómetro, hasta la calle Oltra Moltó. Allí sacó fuerzas de flaqueza para bajarse en mitad de la carretera y detener a una ambulancia para que la atendiese. «Todavía estoy muy nerviosa», subraya la madre de la víctima, Paquita.

Analizan la ropa de la víctima

La investigación está bajo secreto de sumario, pero este diario ha podido saber que la Guardia Civil ha localizado una escopeta en el río Segura. Se está analizando para determinar si es la que empleó 'El Espinete', de 33 años, para disparar presuntamente a la madre de sus hijos. Los investigadores han analizado la ropa que vestía Mari Ángeles el día de los hechos, para determinar la distancia a la que se produjo el disparo. También están indagando en el entorno del detenido para averiguar si alguien le prestó un vehículo, o si acudió a Linasa a recogerlo tras disparar a la mujer, porque carece de coche.

-Luis Miguel ingresó en prisión el martes. ¿Qué sintió?

-Nada.

-¿Qué le dirá al padre de sus hijos si lo tuviese cara a cara?

-Que cada uno está donde merece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos