Los juzgados de la Región siguen entre los más lentos del país y el retraso se agrava

Palacio de Justicia de Murcia./N. García / AGMGráfico
Palacio de Justicia de Murcia. / N. García / AGM

Los murcianos y los manchegos son los únicos que tienen que esperar más de medio año para una respuesta en Primera Instancia

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La lentitud es uno de sus principales lastres y va a peor. Los juzgados murcianos volvieron a colocarse el pasado año entre los que más tardan en resolver un caso. Los murcianos son, después de los manchegos, los españoles que más deben armarse de paciencia para encontrar una primera respuesta a su demanda judicial. Con una media de 6,4 meses -en Primera Instancia-, los tiempos de respuesta en los tribunales murcianos son los segundos más elevados del país -solo por detrás de Castilla-La Mancha-, según el informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que el órgano de gobierno de los jueces hizo público ayer.

La espera es mucho más dilatada que la que se registra, de media, en el resto del país y que alcanza los 4,8 meses para la resolución de un asunto en Primera Instancia. Según se desprende del informe del Consejo, en algunas regiones, como Navarra o Asturias, la tardanza se reduce prácticamente a la mitad de la que soportan los murcianos y ronda los 3,2 meses.

En regiones como Navarra o Asturias, la duración de los casos se reduce a la mitad

A la ya tradicional lentitud de los juzgados murcianos se suma, además, el hecho de que esta se vio agravada el pasado año. La duración media de los asuntos en la Región pasó de 5,9 meses en 2016 a los 6,4 meses que se dilataron los procedimientos el pasado año, un 8,7% más. El incremento es bastante superior al registrado a nivel nacional, de un 3,2%, y complica aún más la situación. En este sentido, de acuerdo al informe del Poder Judicial, Murcia fue la tercera región en la que más empeoraron los retrasos judiciales, solo superada por Extremadura (con un 9,7%) y Andalucía (con un 8,9%)

La Comunidad vuelve a registrar una de las tasas de litigiosidad más altas de España

El análisis de los tiempos de respuesta de los tribunales murcianos no puede desligarse de la elevada tasa de litigiosidad que también lleva años acompañándoles. Con una media de 128,1 asuntos ingresados por cada mil habitantes, los tribunales murcianos volvieron a despuntar el pasado año como unos de los que más actividad registran del país. La tasa de litigiosidad, aunque se redujo levemente, queda todavía alejada de la nacional: 126,1 asuntos por cada mil habitantes. Es más, Murcia se erigió como la quinta comunidad con una tasa más elevada, después de Canarias (164,5), Andalucía (145,1), Baleares (138,6), Cantabria (129,6) y Asturias (128,7). La otra cara de la moneda la ocuparon regiones como La Rioja (85,4), País Vasco (93,5) y Navarra (94,3), con las ratios más bajas.

Más de 188.200 asuntos

A nivel nacional, el número de asuntos que llegaron en 2017 a los juzgados fue de 5.873.689, un 1,1% más que en el año anterior, de acuerdo a los datos recabados por el Poder Judicial. La Justicia murciana tuvo que afrontar, por su parte, el ingreso de 188.231 asuntos a lo largo de esos doce meses. La cifra, como viene ocurriendo en los últimos años, desciende respecto al ejercicio anterior, aunque lo hace muy levemente (0,3%). Supone, no obstante, una estabilización en una litigiosidad que lleva años lastrando a los juzgados de la Región.

Más

La rebaja en el número de asuntos ingresados no fue, además, unánime en todas las jurisdicciones. Según se desprende del informe del Consejo, los órganos de lo Penal sí vieron reducirse la carga de trabajo hasta un 2,7% -ingresaron 107.802 procedimientos-, al igual que los de lo Contencioso Administrativo, con una pequeña rebaja del 0,3% (entraron 5.844 casos) .

En la jurisdicción Civil, sin embargo, la cifra de casos repuntó un 1,8% -con 63.245 asuntos- y en lo Social hasta un 12,6% -alcanzaron los 11.340-. Los últimos datos facilitados por el Poder Judicial sobre el impacto de la crisis en los tribunales ya dejaban entrever un nuevo incremento de los despidos, tras cuatro años de caída de estas demandas.

Otras conclusiones del Poder Judicial

Solo un 12% de los recursos se estiman
Uno de los indicadores que tradicionalmente se utilizan para medir la calidad de la justicia en una comunidad es el porcentaje de recursos contra esas resoluciones que acaban siendo estimados. Aunque a lo largo del pasado año este porcentaje aumentó en la Región, actualmente ronda el 12,4%, de acuerdo a los datos facilitados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en su informe. A nivel nacional el porcentaje es algo mayor y supera el 15%. Otro de los indicadores de calidad que se manejan en este ámbito es el porcentaje de sentencias que son dictadas por jueces de carrera. En el caso de Murcia se trata de un 89%, prácticamente al igual que en el resto del país -89,1%-. Este indicador, además, ha mejorado.
La reforma penal da un pequeño respiro
La última reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) dio un respiro a los juzgados de lo Penal, al ordenar que no se les remitiesen aquellos atestados policiales que no cuenten con un autor o autores conocidos. La rebaja de asuntos en esta jurisdicción ha sido de un 2,7%
En la jurisdicción civil la espera se incrementa
Los tiempos de respuesta varían mucho en función de las jurisdicciones y de las fases del proceso. Mientras que en lo Social y en lo Contencioso Administrativo se ha logrado reducir notablemente la duración media del proceso, en lo Penal y en lo Civil el retraso se incrementa.
Cada juez dicta unas 275 sentencias al año
Cada juez murciano ingresa, de media, al año la friolera de 1.271 asuntos, 142 más que sus compañeros del resto del país. De acuerdo a los datos que maneja el Consejo, los magistrados de la Región dictaron el pasado año unas 275 sentencias por cabeza, algo menos que el año anterior.

Estos órganos no batallan, únicamente, con los asuntos que ingresan cada año. Los juzgados observan atónitos cómo, pese al trabajo, cada año reciben más y más asuntos y, aquellos que no se consiguen resolver, se van acumulando sobre la mesa. Es una bola de nieve que, a cada nuevo giro, gana en tamaño. En 2017, por ejemplo, pese al descenso en el ingreso de casos, aumentó la cifra de asuntos que están en trámite hasta un 3,4%. Al cierre del año, estos sumaban más de 95.000, unos 800 por cada juzgado.

Los juzgados de la Región no lograron -como sí lo hicieron en otros ejercicios- que la cifra de asuntos resueltos fuese mayor que la de ingresados. La tasa de resolución, aunque descendió, está al nivel del resto del país. La ratio de pendencia, sin embargo, en Murcia se dispara.

Baja ratio de jueces

La lentitud de la que adolecen los juzgados de la Región tampoco puede entenderse sin abordar la baja ratio de jueces que la comunidad sufre. Esta es una reivindicación histórica de la judicatura que, por el momento, apenas encuentra respuesta. El último informe anual del CGPJ reveló que Murcia cuenta con una tasa de 11,9 magistrados y jueces por cada 100.000 habitantes, la cuarta más baja del país. La media nacional está en 12,5. Los 146 jueces y magistrados de la Región se siguen quedando escasos, año tras año, para hacer frente a las elevadas tasas de litigiosidad que afrontan los tribunales murcianos.

El TSJ subraya la necesidad «perentoria» de otros seis órganos

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia, Miguel Pasqual del Riquelme, ya ha transmitido en reiteradas ocasiones al Ministerio su preocupación por el déficit de juzgados que existe en la Región. Un informe de la Sala de Gobierno cifró en hasta 31 los órganos que precisa la comunidad para poder afrontar la carga de trabajo que existe actualmente en la Región.

Tras reiteradas peticiones, el Consejo de Ministros aprobó a finales del pasado año un real decreto por el que se crean tres nuevos juzgados en la Región. Se trata de los juzgados de Primera Instancia número 7 de Cartagena, número 15 de Murcia y número 16 también de la capital murciana. Unos juzgados que aún no han arrancado pero que se prevé que lo hagan a lo largo de este año. Además, el Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 8 de Murcia ya se ha transformado en el Juzgado de lo Social número 9.

Pasqual del Riquelme ha vuelto a hacer números y ha cifrado en 27 las unidades que precisa, actualmente, la justicia murciana para ponerse al nivel de otras regiones y poder alcanzar «un volumen de trabajo razonable». En el informe de necesidades de cara al próximo año, el presidente del TSJ señala seis nuevas unidades como «perentorias» para su puesta en marcha urgente.

El Ministerio de Justicia anunció, a finales de año, la creación de 93 nuevos órganos en todo el país. Según remarcó el organismo, con este casi centenar de nuevos juzgados se garantizará a los ciudadanos «la efectiva protección de sus derechos», ya que se logrará dar una respuesta «de carácter estructural» a las necesidades generadas por una mayor carga de trabajo en determinadas zonas de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos