El jurado declara culpable a Mihaita F. de estrangular a su compañero de piso

Mihaita, durante el juicio. / Guillermo Carrión / AGM

La fiscal eleva su petición de cárcel de 12 a 19 años y pide otros 21 meses para Viorel por ayudarle a ocultar el cadáver de Ion Stan

EFEMURCIA

No hubo sorpresas. El jurado popular hizo público ayer su veredicto contra Mihaita F., acusado de la muerte de su compatriota, Ion Stan, con el que supuestamente compartía una casa abandonada en el barrio murciano del Progreso. El procesado fue declarado culpable de asesinato por ocho de los nueve votos de los integrantes del jurado popular.

El juicio se inició el pasado 26 de junio en la Audiencia Provincial de Murcia y en el banquillo de los acusados le acompañaba Viorel C., también de nacionalidad rumana y al que la fiscal acusa de ayudarle a encubrir el crimen. A tal conclusión llegó también el jurado popular, que declaró a Viorel, por unanimidad, culpable de un delito de encubrimiento por colaborar en la ocultación del cadáver.

De esta forma, el jurado concluye que a lo largo del juicio se ha demostrado que el acusado, Mihaita F., golpeó a su compatriota y tras dejarlo aturdido, lo asfixió con un cable de ordenador. También considera probado que el cadáver fue encontrado por un vecino de la zona, en febrero del año 2013, en el patio de la vivienda.

Inicialmente, el Ministerio Público había pedido 12 años de cárcel por un delito de homicidio para Mihaita F., pero modificó sus conclusiones al considerar acreditado en el juicio que el ataque fue alevoso y sin posibilidad de defensa da la víctima, lo que lo convierte en un asesinato. Después de conocer el veredicto, la Fiscalía elevó ayer su petición a 19 años de prisión.

Para su colaborador, Viorel C., reclamó 21 meses de cárcel. Por su parte, la defensa ofreció argumentos para lograr una pena mínima por los delitos que declaró probados el jurado público. Será ahora el magistrado presidente quien decidas las penas a imponer.

En la vista, el procesado negó su participación en el crimen y añadió que cuando se presume que ocurrió, entre finales de 2012 y principios de 2013, él no estaba en la casa, pese a que su huella genética fue hallada en unos guantes con restos de sangre de la víctima.

Fotos

Vídeos