«Hay quien vive la vida y se bebe el vino, pero aquí se bebe la vida y se vive el vino»

Luis del Olmo, junto a los cargos festeros y la alcaldesa. / G. LÓPEZ

Luis del Olmo homenajea a los agricultores y a los bodegueros con un pregón cargado de emoción por la Fiesta de la Vendimia

MARI CARMEN CAÑETEJUMILLA

En torno a las cualidades y bondades del vino, de la tierra, de la vendimia y de los agricultores y bodegueros, giró el pregón de la 46 Fiesta de la Vendimia que ofreció ayer en Jumilla el veterano periodista Luis del Olmo. El acto tuvo lugar en el Teatro Vico. El público abarrotó el aforo para escuchar al popular locutor de radio. Antes, se entregaron los premios 'Colaboración no peñera' a la Concejalía de Servicios y el 'Cofín de Oro' a Pedro Olivares.

Del Olmo reconoció el gran honor que ha supuesto ser elegido como pregonero, ya que se considera un «devoto del vino», del que dijo que es «medio y fin, mensajero y mensaje, anima la imaginación y fortalece el intelecto, hace hablar más y mejor y a la vez es tema de conversación». Aseguró que «la primera ley es recordar que nada seríamos sin el vino, este preciado líquido que San Pablo definió como obra de Dios, auténtico cimiento de la civilización, de iberos, griegos y romanos, con una vendimia que es una canto de amor, amor a la tierra, a la uva y al vino».

Para el locutor nacido en Ponferrada, «el vino además es cultura, que viene de culto y de cultivo». Por ello considera que esta es la fiesta de los tres misterios, «la fecundación, la fermentación y la transformación, con los protagonistas de la tierra, la uva y el vino». En su intervención, puso de relieve el «mérito de los vendimiadores y los bodegueros que enseñan a amar el vino y cuidarlo con cariño», porque «es anfitrión y rompe fronteras y la fiesta de la vendimia es prueba de ello». Para él, «es el símbolo de los sueños, tiene su tiempo y su mesura, su momento y su cantidad, el vino no gusta de la soledad, es un poderoso medio de comunicación y la conversación fluye mejor con vino». Y añadió que «está hecho para el cara a cara, para la alegría, para compartir, y compartir es vivir».

Del Olmo hizo hincapié en que el vino es «un regalo para los cinco sentidos. Nuestros vinos son un reflejo exacto de nuestro espíritu; hay quien vive la vida y se bebe el vino, aquí se bebe la vida y se vive el vino». Por último, recordó a los presentes que hay que «prepararse para vivir con plenitud esta vendimia, ya que el vino siempre nos encuentra y nosotros nos encontramos en él», para concluir su pregón con el alegato: «¡Vivan las Fiestas de la Vendimia!».

Los Vendimiadores mayores e infantiles le hicieron entrega de unos recuerdos, y el presidente de la Federación de Peñas, Francisco Javier Vázquez, le impuso el 'pin de oro'. Igualmente, recibió una reproducción del castillo de manos de la alcaldesa, Juana Guardiola, y firmó en el libro de honor del Ayuntamiento.

En el turno de intervenciones, el máximo representantes de las peñas de Jumilla agradeció la predisposición que siempre ha tenido Luis del Olmo, «su interés, su cercanía y su ilusión, gracias por creer en nuestra fiesta y en Jumilla». Además, le trasladó un mensaje al locutor para que siempre lo recuerde: «Tenemos la mejor Fiesta de la Vendimia del mundo y usted fue su pregonero».

A la cita asistieron numerosas autoridades, entre ellas la senadora popular Severa González, la diputada socialista Yolanda Fernández, así como los concejales de la Corporación y representantes de organismos e instituciones, como el Consejo Regulador de la DOP Jumilla, encabezado por su presidente, Pedro Lencina, así como el presidente de la Ruta del Vino, Sebastián García, y los cargos de la Fiesta de la Vendimia, los citados Vendimiadores mayores e infantiles, así como la Bodeguera Mayor y el Agricultor del Año, entre muchos peñeros.

Antes del pregón, el evento comenzó con la estampa costumbrista protagonizada por el grupo local de Coros y Danzas Francisco Salzillo, que interpretó varios bailes tradicionales como la 'Jota Jumillana' y 'Las zapatillas', entre otras.

La presentadora del acto, Juani Riquelme, condujo también la entrega de los reconocimientos de la Federación de Peñas de este año. El de 'Colaboración no peñera' fue recogido por el concejal de Servicios. Francisco González, que agradeció el galardón. «Con él se ve valorado el trabajo, esfuerzo y dedicación que ponen día tras día todos los trabajadores de esta concejalía en sus distintas tareas para que se puedan realizar todos los actos de las fiestas».

Por su parte, el 'Cofín de Oro 2017', Pedro Olivares, destacó que le hacía «especial ilusión este premio y recibirlo de manos de personas a las que ha visto crecer y trabajar en beneficio de la Fiesta de la Vendimia». Recordó su relación con esta fiesta que viene desde hace muchos años, «antes en primera línea y ahora en todo lo que le solicitan». Y, por supuesto, compartió el premio con toda su familia, en particular con su mujer.

Fotos

Vídeos