El profesor 'excelente' que repitió dos veces en Secundaria

Andrés López, a la izquierda, en la entrega de los premios. / LV

Andrés López, profesor del IES Infanta Elena de Jumilla, recibió el segundo premio de la Fundación El Mundo del Superdotado a la Excelencia Educativa por su proyecto en el que integra el trabajo con alumnos de altas capacidades en el horario normal de clase

SERGIO CONESA Murcia
Domingo, 10 diciembre 2017, 08:21

Andrés López no es un profesor al uso. Cuando entra al aula ve a 33 alumnos de todo tipo y con diferentes necesidades a la hora de realizar actividades con ellos. Lejos de separar a los que tienen altas capacidades o trabajar con ellos fuera del horario escolar, los integra como lo que son, unos más dentro de clase. "Me parece ridículo hacer lo contrario y tratarlos como diferentes, sería segregarlos", explica el profesor del IES Infanta Elena de Jumilla. Su proyecto 'Promoción del talento entre todos y para todos' le valió para recibir hace unas semanas el segundo premio de la Fundación El Mundo Superdotado a la Excelencia Educativa.

Andrés imparte las asignaturas de Educación Plástica Visual y Audiovisual, Dibujo Técnico y Cultura Audiovisual a jóvenes de Secundaria y Bachillerato. En su forma de trabajar destaca que "en lugar de centrarme en los alumnos que van mal, me centro en los que van bien y ellos tiran del resto del aula". Su objetivo es crear un ambiente de trabajo en el que cada uno pueda mejorar dentro de sus posibilidades. "Si no tienes la capacidad que tienen otros y sacas un cuatro, tu objetivo debe ser luchar por llegar a un cinco o un seis", explica el docente. Cree que hay que conseguir que los alumnos luchen por lograr los mejores resultados posibles pensando en su futuro. "Uno de cada tres jóvenes no va acabar la educación obligatoria; estamos hipotecando el futuro de la Región. Estos chavales crecerán y tendrán que trabajar y en eso deberíamos centrarnos, en sacar a todos hacia delante en función de sus posibilidades", recalca.

Licenciado en Bellas Artes, realizó un máster en Psicología y es Doctor en Ciencias de la Educación. Sin embargo Andrés considera que su currículum es algo "aburrido". Destaca, más que sus logros académicos, que fue "parte del fracaso escolar al repetir dos veces en Secundaria". Antes había recibido otros galardones como el Premio Nacional de Educación en 2014 por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y el Premio Internacional a la Innovación Educativa en 2012 de la Fundación Telefónica.

El trabajo con los alumnos superdotados en clase no se centra solo en el aspecto académico. Considera que hay que valorar el desarrollo emocional: son niños y eso se olvida en ocasiones. "Tienen una sensibilidad más alta que la media y como se ven distintos sufren mucho más". Explica el profesor que es muy importante realizar esta labor, ya que en caso contrario, "pueden tener muy buenas notas pero una vida muy desgraciada".

«Las altas capacidades físicas están muy bien vistas, pero las intelectuales no»

El docente considera que "la inteligencia en este país no se respeta. Tú a alguien le dices que eres un listo y se entiende como una falta de respeto. Sin embargo, cuentas que has fichado por un equipo de fútbol y te invitan a unas copas en el bar. Las altas capacidades físicas están muy bien vistas, pero las intelectuales no". Añade que España es un país con mucho talento y que la Región es la comunidad con más casos diagnosticados, en porcentaje, "porque es la única en la que este tipo de alumnos se diagnostica de forma progresiva con un proyecto entre la Universidad de Murcia y la Consejería de Educación".

En cuanto a la formación de los nuevos profesores y su adaptación a las necesidades de los alumnos, cree que "se está intentando cambiar pero no se está consiguiendo. Falta pedagogía, conocimiento de las emociones y experiencia". Observa que los jóvenes salen de las universidades y sin dar una clase se ponen a preparar las oposiciones. "Siempre invito al que quiera entrar a mi aula, porque hace falta más trabajo en equipo. Los profesores salen mejor formados, pero veo que hay mucha teoría y poca práctica. No basta con un par de semanas o meses, deberían estar un curso como mínimo", puntualiza.

Secciones
Servicios