Un pregón de dulces, tambores y manolas

Valero (d) recibe una reproducción del Cristo Atado a la Columna de manos de Juan Francisco Martínez, de la Junta de Hermandades./G. L.
Valero (d) recibe una reproducción del Cristo Atado a la Columna de manos de Juan Francisco Martínez, de la Junta de Hermandades. / G. L.

Valero anuncia la Semana Santa con un discurso personal, plagado de recuerdos, datos históricos y citas evangélicas

M. CARMEN CAÑETEJumilla

El doctor europeo en Filología y profesor titular de Filología Románica de la Universidad de Salamanca, el jumillano Juan Miguel Valero Moreno, anunció el sábado la Semana Santa. Lo hizo con un pregón muy personal plagado de recuerdos, datos históricos y citas evangélicas.

Valero resaltó la importancia de ser pregonero este año en el que precisamente se celebra el octavo centenario del origen de la Universidad de Salamanca. Recordó también la labor de San Vicente Ferrer y el origen de la Semana Santa que cuenta con 600 años de historia. Además hizo una petición pública para que sea reconocida como Hija Predilecta de Jumilla la maestra Ana Tomás Herrero, «cuya enseñanza y ejemplo me han traído hasta aquí».

El pregonero rememoró su niñez y la relacionó con las tardes de Domingo de Panes, comiendo los hornazos y ardachos. A lo largo de su alocución, intercaló pasajes bíblicos, aludiendo a escenas de la Semana de Pasión, momentos, características, paisajes, elementos, rincones y juegos de Jumilla, sin olvidar la vid, los almendros y los olivos que «anuncian la entrada de Cristo en Jerusalén». También puso de relieve la figura de Santa Teresa de Jesús y, con ella, la importancia de las madres y abuelas. A Valero le vinieron, asimismo, a la memoria, los sabores de Jumilla: el pimiento y el tomate, el queso de cabra, las empanadas, las habas, los 'mantecaos' de leche y la botella de vino, «que van a la cesta de mimbre, minuciosamente preparada». Recordó a sus abuelos de los que recibió «enseñanzas morales y la dimensión religiosa».

«Una persona preparada»

Con numerosos datos históricos, citas evangélicas y reflexiones religiosas, el filólogo hizo un recorrido por el Viernes de Dolores, el Domingo de Ramos y la bajada del Cristo Amarrado desde Santa Ana, sin olvidar las manolas y su procesión, el Viernes Santo, el Sábado de Gloria y el redoble de tambores.

La alcaldesa, Juana Guardiola, ensalzó la figura del pregonero por ser «una persona sencilla, humilde, muy preparada, muy inteligente y, sobre todo, muy buena persona». El párroco y consiliario de la Junta Central de Hermandades, Jorge Trinidad Oliva, durante su homilía, remarcó que «en estos días de Semana Santa, por muchas procesiones que hagamos, si no entramos en el amor de Cristo, no nos sirven para nada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos