Los jóvenes se rebelan contra una pintada nazi en el mural del Día del Orgullo

Los jóvenes escriben mensajes de apoyo en el mural pintado con una esvástica. / MariJose González
Los jóvenes escriben mensajes de apoyo en el mural pintado con una esvástica. / MariJose González

Casi un centenar de personas reivindican los derechos del colectivo LGTBI y escriben mensajes de apoyo en la obra

MARI CARMEN CAÑETE

Contra el odio, movilización social. El Ayuntamiento de Jumilla pintó la pasada semana un mural en una de las paredes de la avenida de la Libertad como una de las actividades conmemorativas del Día del Orgullo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales), pero el pasado sábado esta obra amaneció con una pintada de una esvástica nazi. Este hecho fue contestado con una concentración espontánea de repulsa «contra un ataque a la comunidad LGTBI».

La convocatoria corrió como la pólvora en las redes sociales. Teresa Pérez e Isabel Bernal, dos de las convocantes, explicaron que «el objetivo era responder a esta agresión y trasladar a este colectivo que Jumilla sí les apoya y les respeta». Y no hablaron en vano, puesto que cerca de un centenar de personas se manifestaron el domingo para mostrar su rechazo a ese ataque y reivindicar los derechos y libertades de las personas.

Los asistentes calificaron la pintada como «homófoba y fascista».

Uno de los jóvenes que acudió a la protesta, Daniel Lozano, leyó un manifiesto en el que, entre otras cuestiones, advertía de que «la igualdad es un orgullo, y estos actos no tienen cabida en la ciudad». También defendió el «respeto por la igualdad, la identidad y por la orientación sexual, aspectos que son primordiales para el correcto desarrollo de la sociedad».

La mayor parte de los asistentes a la concentración eran jóvenes de Jumilla y de varias localidades cercanas. También hubo una presencia destacable de profesores de centros educativos. Sin embargo, no asistieron representantes en la Corporación municipal de los dos grandes partidos (PSOE y PP), aunque sí una edil de IU-Verdes. Durante la concentración se repartieron rotuladores para que los asistentes escribieran frases en el mural a favor del colectivo LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales), como desagravio al ataque homófobo ocurrido.

La protesta concluyó en las dependencias de la Policía Local, a la que se desplazaron los asistentes para denunciar la pintada. «Ninguna agresión sin respuesta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos