Detenido un camionero por conducir bajo los efectos de las drogas en Jumilla

Un agente junto al camión. / Guardia Civil

Los agentes observaron un comportamiento anormal por parte del hombre y fue sometido a una prueba de alcoholemia que dio negativo y una de drogas con resultado positivo en cannabis

LA VERDADMurcia

La Guardia Civil de la Región de Murcia, durante la tarde del pasado martes, día 25, cuando realizaba funciones de vigilancia de la seguridad vial y del transporte por carretera en el término municipal de Jumilla, interceptó al conductor de un vehículo articulado de 40 toneladas conduciendo bajo los efectos de drogas, cannabis, por lo que resultó denunciado ante la Jefatura Provincial de Tráfico.

Los hechos se produjeron cuando una patrulla de motoristas del Sector de Tráfico de Murcia –Destacamento de Cieza–, que se encontraba realizando un control preventivo de alcoholemia y droga en la carretera RM-714 (Jumilla-Caravaca), término municipal de Jumilla, al inspeccionar un vehículo pesado –camión de 40 toneladas– observó un comportamiento anormal por parte de su conductor, lo que causó ciertas sospechas.

Presumiendo que el conductor pudiera haber consumido sustancias incompatibles con la conducción, los guardias civiles le realizaron la preceptiva prueba de detección de alcohol que resultó negativa. Por ello, al apreciar síntomas de desatención, le fue practicada una prueba indiciaria de detección de drogas en saliva, en la que arrojó un resultado positivo en cannabis, por lo que le fue obtenida una segunda muestra de fluido oral, que fue remitida a un laboratorio acreditado para contrastar este primer resultado provisional, conforme a la normativa vigente.

Por este motivo, el conductor del camión –varón, de nacionalidad marroquí y de 32 años­–, que circulaba desde Castellón hasta Marruecos, fue denunciado ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia por una infracción al artículo 14 de la Ley de Seguridad Vial, al conducir un vehículo con presencia de drogas en el organismo, hecho que tras la última reforma normativa está sancionado con una multa 1.000 euros y la pérdida de seis puntos de su permiso de conducción.

A consecuencia de estos hechos, el vehículo resultó inmovilizado en las inmediaciones, conforme a lo dispuesto en la Ley de Seguridad Vial, dada la peligrosidad que comporta la circulación de un vehículo de gran tonelaje con la merma de reflejos que la ingestión de drogas conlleva. Horas después, otro conductor habilitado se desplazó al lugar y se hizo cargo de la conducción del vehículo, por lo que pudo reanudar su ruta.

Fotos

Vídeos