El Círculo de Economía analiza los retos y las amenazas en el sector vitivinícola

El salón de actos de Bodegas San Isidro se llenó durante el debate del Círculo de Economía./I. Tomás
El salón de actos de Bodegas San Isidro se llenó durante el debate del Círculo de Economía. / I. Tomás

Bodegueros, agricultores, profesores universitarios y políticos piden un aporte de agua para el viñedo y un mayor apoyo de la Unión Europea

LOLA TOMÁSJUMILLA

La última sesión del club de debate del Círculo de Economía de la Región se celebró en el salón de actos de Bodegas San Isidro en Jumilla. Más de un centenar de personas, entre bodegueros, agricultores, viticultores, asociaciones agrarias y representantes de distintos partidos políticos analizaron al detalle los retos y perspectivas del sector vitivinícola en la Región.

Ramón Castaño, de Bodegas Castaño de Yecla, alertó de «la amenaza» que se cierne sobre el sector vitivinícola al proliferar cultivos atípicos en la zona, que son ahora más rentables, pero «necesitan de mucha más agua que los viñedos». Y reclamó «la necesidad de protegerlos».

Por su parte, Miguel Gil, presidente de Juan Gil Bodegas Familiares, apuntó que en Jumilla «no se consigue equilibrar la oferta y la demanda». También habló de retos para el sector, «como el de conseguir que no se arranquen los viñedos, y buscar el equilibrio para que el sector se defienda». Además de enfatizar la necesidad de «adaptarse al cambio climático».

Visión académica

Desde el ámbito académico, José Oliva, profesor del área de Química Agraria de la Universidad de Murcia (UMU), centró su intervención en las investigaciones que lleva a cabo la UMU sobre la utilización de productos fitosanitarios y seguridad alimentaria. Oliva propuso, «como posibles mejoras», la creación de un grado universitario de Enología y «crear alternativas para procesar los residuos del sarmiento». Raúl Compés, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia y vicepresidente de la Asociación Española de Economía Agraria, expuso que, a causa del cambio climático, «el viñedo está desapareciendo del mediterráneo y desplazándose cada vez más al norte».

Dos de las conclusiones en las que todos los asistentes coincidieron fue la necesidad de que el sector trabaje unido «para lograr un aporte de agua para el cultivo del viñedo» y que la Unión Europea contribuya a promocionar la uva monastrell, porque su aportación actual es «insuficiente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos