Juicio por intentar apoderarse de una finca con documentos falsos

El aparcero trató de demostrar una venta verbal cuando el dueño estaba ingresado en un geriátrico

EFEMURCIA

La Audiencia Provincial juzga hoy a un vecino de Caravaca de la Cruz acusado de intentar apoderarse de un finca que tenía arrendada a su dueño, ingresado en un residencia de ancianos en Madrid, mediante la presentación de documentos falsos que tratarían de demostrar una venta verbal de la misma. El tribunal ha citado al acusado, A.L.C., por si reconoce los hechos y se conforma con cumplir la pena que pudieran pactar su defensa y el fiscal del caso. Este, en sus conclusiones provisionales reclama para él 20 meses de prisión y multa de 3.240 euros como autor de un delito de falsedad y de un delito de estafa, este, en grado de tentativa.

De reconocer los hechos, el Ministerio Público podría rebajar esa solicitud inicial, al aplicar la atenuante correspondiente. Afirma la acusación estatal que la finca en cuestión se encontraba dentro de otra de mayor extensión -141 hectáreas- cuyo cultivo como aparcero lo llevó a cabo durante años el padre del acusado. Al no poder continuar con esa labor, dueño y aparcero llegaron a un acuerdo por el que el hijo le relevaría en esa actividad de aparcero, y fue cuando y se había producido ese hecho sucesorio cuando A.L.C. habría llevado a cabo, presuntamente, los hechos por los que va a ser juzgado.

Dicen las conclusiones provisionales que para intentar conseguir la propiedad de esa parte de la finca, aprovechó unos recibos firmados por el propietario como que había recibido el precio del arrendamiento para intercalar unos párrafos que acreditasen que existía un acuerdo entre ellos por el cual se pactaba la venta por el precio de 100.000 euros.

Fotos

Vídeos