La juez Lamela archiva la causa de la CAM, que provocó daños de 467 millones

Carmen Lamela. /
Carmen Lamela.

La magistrada de la Audiencia Nacional estima la petición de la Fiscalía, que considera prescrito el delito de administración desleal

EFEMURCIA

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado el archivo de la causa que investiga la participación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) en once sociedades inmobiliarias, lo que habría generado a la entidad unas pérdidas de 467 millones, tras estimar la petición de la Fiscalía. La magistrada ha amparado su decisión en el criterio de la fiscal Belén Dorremochea, que considera prescrita una posible administración desleal por parte de los investigados, antiguos miembros de la comisión de control de la caja y de su participada, la Tenedora de Inversiones y Participaciones (TIP).

La representante del Ministerio Público, aunque reconoce que en las operaciones «se aprecian evidentes indicios de actos abusivos al haberse concedido por parte de la CAM préstamos hipotecarios para adquisiciones de terrenos por un valor mucho más elevados de los reales», descarta un supuesto delito de apropiación indebida, que habría permitido ampliar el plazo de investigación. El archivo de las actuaciones, que puede ser recurrido, llega un mes después de que el Banco de España aportara un informe en el que denunciaba un perjuicio de 467 millones, consecuencia de que la CAM permitiera «que sus socios se lucraran con independencia del resultado del proyecto».

Las pesquisas se iniciaron en 2015 a instancias del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que inyectó 5.249 millones de euros procedente de dinero público en la CAM, antes de su venta al Sabadell, y al que el documento del organismo regulador apunta como único perjudicado por el quebranto.

Se trata de once proyectos inmobiliarios en Murcia, Cataluña, Valencia, y Andalucía, que supusieron para la entidad una inversión de 594,2 millones y que generaron pérdidas por importe de 467 millones (el 78 %), de los cuales 405,6 millones son irreversibles.

Unas cifras que, critica el último informe del Banco de España, «reflejan la calidad de la gestión realizada (...) con el agravante de que los socios obtuvieron un lucro injustificado teniendo en cuenta que todos resultaron fallidos». El organismo detalla además la operativa seguida, en virtud de la cual el socio le vendía a la sociedad que tenía constituida con la CAM el suelo a desarrollar, «a un precio notoriamente superior al de coste», satisfecho mediante un préstamo concedido por la propia entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos