El juez de instrucción sitúa al expresidente del Colegio de Enfermería al borde del banquillo

Diego Gutierrez y Jesús Cobarro./LV
Diego Gutierrez y Jesús Cobarro. / LV

El magistrado ve posibles delitos en el cobro de 180.000 euros en dos años por parte de Diego Gutiérrez y del extesorero del Colegio

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El titular del juzgado de Instrucción número 8 de Murcia, David Castillejos, ha situado al expresidente del Colegio de Enfermería de la Región, Diego Gutiérrez; al extesorero de la institución, Jesús Cobarro Gómez; y al hijo de éste, Jesús Cobarro Jaén, a un paso del banquillo por posibles delitos societarios, estafa y administración desleal. En un auto notificado este viernes, el magistrado da por concluida la instrucción del caso, abierto a raíz de una denuncia de la actual presidenta del Colegio, Amelia Corominas, y ordena la continuación de la fase previa a la eventual apertura de juicio oral. Contra la decisión cabe recurso ante la Audiencia Provincial.

En el auto, el magistrado señala que «se produjeron irregularidades especialmente en materia contable que han supuesto, presuntamente, un quebranto patrimonial para el Colegio en el periodo 2009 y 2010». Así, el presidente de la institución y el tesorero «cobraron por diversos conceptos relevantes cantidades mensuales por el ejercicio de su cargo cercanas, en cómputo anual, a 40.000 euros cada uno de ellos en el año 2009, y sobre 50.000 euros cada uno en el año 2010». Es decir, 180.000 euros en total provenientes de las aportaciones de los colegiados. Cabe recordar que ni Diego Gutiérrez ni Jesús Cobarro Gómez tenían asignado un sueldo. Solo percibían dietas y gastos de representación. El juez señala, también, que «no se aprobaron las cuentas anuales» del Colegio «por falta de datos, y se prorrogaron los presupuestos del año anterior». Además, «no se produjo un control claro de los bienes del Colegio, pudiendo afirmarse que parte de ellos están ilocalizados».

Especialmente llamativas resultan las contrataciones del Colegio con varias sociedades cuyo apoderado no era otro que Jesús Cobarro Jaén, hijo del extesorero y responsable de prensa de la institución colegial. ‘La Verdad’ desveló en su día estas operaciones, que ahora llevan a sus autores a un paso del banquillo.

El juez explica que «se produjeron contrataciones con las sociedades Dircom Manager SL, Dircom Bussines SL, Klaster SL y Logamin SL sin conocimiento de la Junta ni los colegiados, con el fin de llevar a cabo cursos de formación, gestión y colaboración como Secretaría Técnica, escaneo de archivos y traslado y custodia» de esos documentos «a otro local fuera del Colegio». «En el caso de Dircom Manager SL y Dircom Bussines SL, el apoderado era Jesús Cobarro Jaén, hijo del tesorero», advierte el magistrado. Pero, además, los pagos a esas sociedades podrían estar hinchados. «Los contratos dieron lugar a prestaciones a pagar por el Colegio de relevantes sumas de varios miles de euros en esos dos años, que podrían considerarse en parte excesivas, y que produjeron el consiguiente beneficio en las sociedades vinculadas a un familiar».

Colegiados que no constaban

Por último, el magistrado ha detectado que, al no actualizarse el censo de colegiados, 493 enfermeros «no constaban», con lo que no se transfería al Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España la parte de cuota correspondiente. El Consejo General, que está personado en la causa y también denunció a Diego Gutiérrez, «dejó de ingresar 256.392,77 euros», según se señala en el auto.

El magistrado concluye que Diego Gutiérrez, Jesús Cobarro Gómez y Jesús Cobarro Jaén "realizaron conductas en detrimento del Colegio de Murcia, con un quebranto patrimonial importante, produciendo gastos en parte elevados e innecesarios, más allá de los gastos lógicos de representación y dietas".

El juez ordena la continuación de las actuaciones contra el expresidente, el extesorero y su hijo, pero dictamina el sobreseimiento en el caso del exgerente del Colegio, César Lasso de la Vega, ya que fue contratado como tal en diciembre de 2010, y por tanto no habría tomado parte en las actuaciones supuestamente delictivas.Tampoco ve actuaciones delictivas en el resto de la junta directiva. El juez recuerda que los posibles delitos se definirán en la próxima fase del proceso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos