La juez archiva una de las causas contra el presunto pederasta de Barriomar

La instructora decreta el sobreseimiento después de que los psicólogos advirtiesen de la falta de «credibilidad» de los testimonios de las niñas

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Murcia ha decidido dar carpetazo a una de las dos causas que tenía abiertas el presunto pederasta de la barriada murciana de Barriomar. En un auto, al que ha tenido acceso 'La Verdad', la instructora explica que de las diligencias practicadas, principalmente de los exámenes médicos y las entrevistas psicológicas realizadas a las presuntas víctimas, niñas de 6 y 10 años, «no resultan indicios de la posible comisión por parte del investigado del delito de agresión por el que había sido denunciado».

El presunto pederasta de Barriomar, J. V., de 43 años, fue detenido en abril de 2016 y permaneció en prisión provisional más de un mes. El sobreseimiento de estos cargos de agresión sexual que pesaban sobre él -otro juzgado de Murcia instruye la denuncia de otra menor, vecina de las anteriores- ya fue solicitada, a comienzos de septiembre, por la Fiscalía y por la defensa del mismo, que ejerce el letrado Raúl Pardo-Geijo Ruiz. La decisión de la magistrada llegó, principalmente, a tenor de las conclusiones de los informes de los psicólogos especialistas del Proyecto Luz, que se encargan de dar asistencia y apoyo a los menores víctimas de abusos y de emitir los informes sobre la veracidad de sus testimonios.

Una de las menores confesó en una entrevista que se inventó la historia siguiendo las indicaciones que le dio su abuela

Estuvo un mes en prisión

En sus escritos, estos alertaban a la instructora de que los testimonios de estas dos menores no cumplían «suficientes criterios de credibilidad y validez» y de que una de las niñas confesó, incluso, que se había inventado la acusación alentada por su abuela. El letrado de la defensa advirtió de que esta familiar -madre de una de las supuestas víctimas y abuela de la otra- ya fue condenada, junto a su hija, por un delito de falso testimonio. Pardo-Geijo anunció a la magistrada su intención de denunciar a ambas otra vez por un supuesto delito de denuncia falsa.

Los peritos también asumieron tener dudas sobre el testimonio de la tercera menor, cuya denuncia se instruye en otro juzgado.

Dada su decisión de sobreseer el caso, la juez anula la obligación de José V. de acudir al juzgado y deja sin efecto la orden de alejamiento que mantenía con las menores. Contra esta resolución aún cabe recurso de apelación.

Este hombre ya se enfrentó hace más de dos décadas al peso de la justicia y salió indemne. La Audiencia Provincial lo absolvió en junio de 1994 de la violación grupal de una menor en Abanilla por la que había sido acusado y por la que pasó más de un año en prisión provisional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos