Dos jueces del Supremo critican la absolución del sargento que autorizó los saltos por los que un paracaidista quedó parapléjico

Los magistrados consideran que se debió estimar el recurso de la acusación y condenar al acusado por un delito contra la eficacia en el servicio

EFEMurcia

Dos de los cinco magistrados de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo (TS) que confirmó la absolución de un sargento de la Base Aérea de Alcantarilla que autorizó dos saltos de paracaidistas de la Escuadrilla de Zapadores, en la que todos los participantes resultaron heridos, criticaron en un voto particular la decisión del sector mayoritario.

Para los dos magistrados discrepantes, Jacobo Barja de Quiroga y Fernando Pignatelli, la Sala debió estimar el recurso que el abogado murciano Juan Martínez-Abarca Artiz presentó en nombre de uno de los accidentados, A.C.C., que desde entonces se encuentra en estado vegetativo como consecuencia de las graves heridas sufridas al impactar contra unas rocas.

Afirman estos dos jueces que el acusado, J.M.C., debió ser condenado como autor de un delito contra la eficacia en el servicio, ya que su conducta al autorizar los lanzamientos de los paracaidistas -producidos en febrero de 2007- cuando las circunstancias lo desaconsejaban constituyó una conducta "negligente".

Y añaden que la aeronave hizo dos pasadas fallidas sobre la zona en la que se proyectaron los lanzamientos, ubicada en el término municipal de Mula.

"Y a pesar de que la misma derivó lateralmente hacia la derecha a consecuencia del fuerte viento que recibía -añade el voto particular-, dio su autorización para que se efectuara el lanzamiento, a pesar de que las circunstancias hubieran aconsejado extremar el cuidado a la hora de decidir la realización de un ejercicio intrínsecamente peligroso". La consecuencia fue que los ocho paracaidistas que saltaron en total cayeron fuera de la zona prevista y resultaron heridos.

Los dos magistrados discrepan también de la actuación que el Tribunal Militar Territorial Primero, que dictó la sentencia absolutoria que ahora se ve confirmada por el TS por los tres votos del sector mayoritario de la Sala, mantuvo en relación con las pruebas testifical y pericial, que no considera correcta.

"En el juicio oral -comentan-, además de practicarse una prueba pericial que no debió realizarse, pues en ningún momento se declararon nulas las calificaciones provisionales obrantes en la causa, existen otras graves e importantes conculcaciones que también conducen a la nulidad".

Los magistrados discrepantes no se olvidan tampoco de mostrar su "sorpresa" por el hecho de que "se perdiera la hoja de cálculo" realizada dentro de los preparativos de los saltos "y que haya desaparecido el casco, la mochila y el paracaídas empleados por el soldado A.C.C.", el participante en los saltos que corrió la peor suerte. También les sorprende que se hayan borrado los datos de la caja negra de la aeronave desde la que se produjeron los saltos.

Fotos

Vídeos