Juan Luis Mejía: «El maestro ha perdido el monopolio de la transmisión de conocimiento»

Mesa redonda sobre educación, cultura y valores del foro Futuro en Español, este martes. / V. Vicéns / AGM

La primera jornada del foro Futuro en Español concluye con una mesa redonda sobre educación, cultura y valores

Rubén García Bastida
RUBÉN GARCÍA BASTIDA

La primera jornada del foro Futuro en Español se cerró este martes con una mesa redonda para analizar el papel de la educación y la cultura en la transmisión de valores. En ella participaron el alcalde de Murcia, José Ballesta; Juan Luis Mejía, rector de la Universidad EAFIT y exministro de Cultura del Gobierno de la República de Colombia, y el director de la Real Academia de la Lengua, Darío Villanueva y la moderación corrió a cargo de Doris Osterlof, embajadora de Costa Rica en España.

Juan Luis Mejía, rector de la Universidad EAFIT y exministro de Cultura de Colombia, centró su intervención en torno a la “cultura, los valores y la educación”. El rector universitario recordó que “la palabra 'cultura' se ha enriquecido a lo largo de la historia de muchos contenidos. Las palabras crecen y generan nuevos desafíos. Hoy 'cultura' hace referencia a dos ámbitos: la expresión y la convivencia ciudadana", dijo. Mejía recordó que “la mitad de los homicidios se producen por cuestiones de intolerancia”, y abogó por abordar desde la cultura y la educación la transformación de los valores para “cambiar este tipo de comportamientos”.

Un punto en el que coincidió con el alcalde y exrector de la UMU, José Ballesta, que señaló que “la educación es más necesaria que nunca pero, casi más, la presencia de algunos maestros”. La figura del docente también fue ensalzada por el tercer participante, el director de la Real Academia de la Lengua y exrector de la Universidad de Santiago de Compostela, Darío Villanueva, que los consideró “el eje de la transmisión de todos los valores”.

Villanueva se mostró preocupado ante la posibilidad de que el “adoctrinamiento” contamine el conocimiento en las aulas. "Los profesores también deberíamos tener un juramento para nunca condicionar la mente de nuestros alumnos. Este es un asunto de primerísima importancia en España”, señaló.

El director de la RAE también alertó de los efectos que la enseñanza obligatoria ha tenido a su parecer en las aulas de España. Señaló que se está produciendo “en algunos casos, una objeción de conciencia de los propios estudiantes. Hay dentro de las aulas muchachos y muchachas que le niegan al Estado la capacidad de obligarles a estudiar”. Esta situación, a su juicio, “perjudica a la autoridad de los profesores y dificulta la convivencia en las aulas”.

Juan Luís Mejía subrayó que con la profusión de fuentes de conocimiento, “el maestro ha perdido el monopolio de la transmisión de información”, por lo que “hoy su papel es más el de un compañero en la aventura del conocimiento”. El colombiano alentó a los maestros a “erigirse en un referente moral para sus estudiantes”.

Mejía señaló que “el actual modelo de ránkings nos mide solo por productividad científica y laboral, mientras se ha olvidado el papel de las universidades en la producción de conocimiento y convivencia".

Darío Villanueva celebró “el crecimiento del uso del español” en el mundo, y recordó que este incremento del uso del castellano “es resultado del nacimiento de las repúblicas que se plantean qué lengua usar en el momento de su fundación, y apuntó que “la gran batalla del futuro” para el español “será Estados Unidos”.

Para cerrar la mesa redonda y poner un broche de oro a la primera jornada de Futuro en Español, la moderadora Doris Osterlof invitó a los participantes a concluir sus intervenciones con una última frase que invitara a la reflexión sobre el futuro de la educación en España y los países hispanohablantes. Darío Villanueva señaló que ”vivimos en una sociedad en la que las cosas que se pueden enseñar se agotan en un proceso reglado” y abogó por que la formación “debe ser continua”. Mejía sentenció que “educar es tocar un alma para siempre”, mientras que José Ballesta subrayó la necesidad de avanzar hacia “un nuevo humanismo en el que retornemos a los valores que nunca debimos perder”. “En esta época de crisis, necesitamos un nuevo Renacimiento”, sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos