Un joven narra el horror que sufrió en su colegio mayor de Granada por las novatadas

El chico denuncia que «uno de los veteranos quemaba los pezones de los alumnos nuevos con un mechero»

LA VERDADMURCIA

Un joven de Murcia, según relata él mismo en su cuenta en la red social Twitter, llamado Nacho Pagán, ha decidido narrar públicamente la dura situación que tuvo que vivir en sus primeros años como estudiante en la Universidad de Granada (UGR). Lo ha hecho a través de un hilo en Twitter que se ha viralizado e incluso ha hecho que el centro educativo se ponga en contacto con él para tratar de depurar responsabilidades por el «infierno» que tuvo que soportar durante dos años en su colegio mayor, que califica de «torturas y manipulación», según informa el diario 'Ideal'.

El usuario de Twitter sigue narrando en varios hilos de dicha red social su dura experiencia en Granada, que acumula ya más de 10.000 interacciones entre retuits, 'me gusta' y comentarios. «Uno de los veteranos quemaba los pezones de los novatos con un mechero, los metía en la ducha con el agua tope caliente-tope fría, y demás barbarie», ha narrado el joven, quien arranca su hilo recordando que «entre los años 2012 y 2014 sufrí 'bullying' en primero y segundo de carrera, en mi colegio mayor. Voy a hablar de cómo eran sus novatadas, que eran más tortura y manipulación», comienza su relato Nacho Pagán. Aunque el joven no quiere aportar datos sobre el nombre del colegio mayor (al que llama 'colegio monolítico') o acerca de los alumnos implicados (a quienes se refiere con pseudónimos), sí que desea que su historia se conozca con el fin de denunciar la difícil situación que atraviesan algunos estudiantes y para que las autoridades universitarias pongan freno a las novatadas.

En su largo relato, en el que hay lugar para todo tipo de abusos y agresiones físicas y psicológicas, llaman especialmente la atención «las palizas», «los lanzamientos de globos de orina» o «la inundación provocada de la habitación de un novato. Fabricaron una bomba fétida los de Farmacia que hizo que subiera la recepcionista a ver qué pasaba, y entonces se desmayó por el gas».

Del mismo modo, Pagán denuncia que la única reacción de los responsables del centro era mandar una carta a los padres de vez en cuando en la que se decía algo similar a «hay gente entre vuestros hijos que la han liado, pero no tenemos pruebas, era simplemente por informar».

Ante la repercusión que ha tenido el relato del joven murciano, la Universidad de Granada se ha puesto en contacto con él para estudiar «a fondo» el caso. Cabe destacar que las novatadas están prohibidas en el centro universitario, así como en los colegios mayores y residencias adscritos a él, aunque el joven insiste en que sus quejas no fueron escuchadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos