«San Javier siempre tuvo fama de ser un lugar cosmopolita, culto y acogedor»

Vicente Sicilia./Vicente Vicéns / AGM
Vicente Sicilia. / Vicente Vicéns / AGM

Vicente Sicilia Tárraga. Pregonero Oficial de las fiestas de San Javier

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Autor de numerosas publicaciones y artículos relacionados con el cooperativismo y el mundo agrario, Vicente Sicilia Tárraga (Águilas, 1946) ha desarrollado durante más de 40 años su vida profesional en el entorno del mundo agrícola. Hasta convertirse en director de la Sat San Cayetano, ubicada en San Javier, con una masa social superior a los 1.300 empleos. Hoy es gerente emérito tras realizar una brillante labor de gestión, convirtiéndola en una de las principales cooperativas agrícolas de la Región. Pero junto a eso, su cariño y compromiso por San Javier, donde se ha volcado en incontables iniciativas deportivas y culturales, lo hacen ahora acreedor del título de Pregonero Oficial de las Fiestas. Su intervención, muy esperada porque se intuye emotiva, será esta noche, a partir de las 21 horas, en la plaza del Ayuntamiento.

-¿Qué supone para usted pregonar estas fiestas?

-Un gran honor y una oportunidad de agradecer la buena acogida que siempre nos dispensó San Javier, además de una responsabilidad de estar a la altura de la confianza depositada por quienes han pensado en mí para pregonar unas fiestas dignas de admiración.

-¿Qué destacaría de ellas?

-El alto grado de convivencia y participación con que se viven y la manera en que se integran todos aquellos que nos visitan esos días en los que se cumple el dicho de que «en San Javier no hay forasteros, aquí todo somos amigos».

-¿Qué proclamará en su intervención? ¿Puede adelantar algo?

-Trataré de exaltar las excelencias de este pueblo y de estas fiestas, sus buenas gentes, su devoción por San Francisco Javier y las novedades de este año, para terminar con algo novedoso que hasta ahora nunca se ha hecho aquí, y que puede ser bueno para el pueblo y las fiestas.

-¿Debemos unir más esfuerzos para cuidar el Mar Menor?

-Naturalmente. El Mar menor es una joya emblemática de nuestra zona que la naturaleza nos ha brindado y es responsabilidad de todos custodiarla. Es necesario un esfuerzo común, dejando a un lado otros intereses que no sean los verdaderamente encaminados a su conservación.

-¿Qué es lo que más le gusta de San Javier, su rincón preferido?

-Sus gentes, su clima, su tranquilidad, sus servicios asistenciales y formativos, sus pedanías, su campo y su playa... San Javier cuenta con numerosos parques donde solazarse, pero la plaza tiene un encanto especial que invita a la convivencia y la tertulia con los amigos.

-¿Cómo valora su gastronomía?

-El hecho de que al mújol, la dorada, la lubina o los langostinos, entre otras especies, se le añada que son del Mar Menor para resaltar su exquisitez, define por sí mismo algunos de los valores gastronómicos de San Javier, sin olvidar la excelente calidad de las frutas y hortalizas que aquí se cultivan.

-¿Cómo llegó usted a San Javier?

-Hace casi 30 años que mi familia y yo vinimos desde Águilas por motivos profesionales. Pudimos elegir otro sitio de los alrededores, pero optamos por San Javier atraídos por su fama de ser un pueblo culto, cosmopolita y acogedor. No nos equivocamos y aquí seguimos.

-Y un pueblo con historia.

-Sin duda. En el siglo XVII cuando se erige un ermita en un cruce de caminos, como punto de referencia para agricultores y comerciantes que iban repoblando la zona. Ahí empezó todo. Poco a poco fue creciendo el núcleo de población, merced sobre todo a los precarios cultivos que las escasas lluvias permitían.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos