Javier Cabo: «En las facultades de Medicina se debería dar un poco de robótica, de nanotecnología...»

Javier Cabo./ Udima
Javier Cabo. / Udima

«El desarrollo tecnológico no solo es clave para la prevención; también para la gestión de los pacientes crónicos», afirma el doctor en Medicina y Cirugía

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Pionero en trasplantes de corazón artificial, en criogenización y en la aplicación de la nanotecnología al ámbito sanitario, el doctor Javier Cabo (Pontevedra, 1958) está convencido de que los avances tecnológicos que ya están revolucionando la atención sanitaria en los países más avanzados del mundo provocarán «un cambio de paradigma» en la sanidad en un futuro inmediato. Una sanidad que, en España, sin embargo está «en pañales». Cabo intervendrá mañana en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia en la primera Cumbre de la Excelencia Empresarial, organizada por el Hispanic-American College y el Gobierno regional. Su ponencia estará centrada en la excelencia de la medicina personalizada y la medicina regenerativa.

-¿Hacia dónde tiende esa medicina del futuro?

-Ese futuro es muy actual, y yo sigo con la idea, desde hace varios años, de que la inteligencia artificial, la robótica, la ingeniería tisular (de tejidos), la genómica y la nanotecnología, que es con todo lo que estoy trabajando ahora, van a ser los motores de la sanidad en un futuro inmediato. Y el desarrollo de todos estos temas ya está muy avanzado. Tanto diagnósticos como tratamientos del cáncer se hacen ayudados por sistemas cognitivos, que contribuyen a cruzar un montón de datos para saber el diagnóstico exacto y el mejor tratamiento para cada paciente. Hay hospitales en Estados Unidos que están trabajando con esto. El big data es una auténtica realidad. Esto es un cambio de paradigma que sucederá en todos los países de la OCDE, pero que ya está presente en naciones muy avanzadas, como Estados Unidos. En la Universidad de Stanford (California), por ejemplo, todos los diagnósticos en dermatología se realizan con inteligencia artificial. Como le digo, esto es una realidad, aunque aquí aún estamos en pañales.

«La inteligencia artificial, la genómica y la ingeniería tisular, entre otras, van a ser motores de la sanidad en un futuro inmediato»

-¿Se nos está escapando el tren?

-Nos estamos subiendo muy lentos. Al final no somos un país de los ricos, como digo yo. Dese cuenta que el porcentaje que estamos dedicando del PIB a sanidad supone una parcela muy pequeñita, aproximadamente un 8%. Estamos por debajo de los países más avanzados de Europa. En la media, pero muy lejos de Alemania o Francia... Y también nos superan con creces en desarrollo tecnológico.

-¿Es una cuestión de voluntad política?

-Bueno, yo creo que sí. He tenido la oportunidad de hablar recientemente con el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y me dijo que es uno de los impulsos que quieren dar. Formo parte del Consejo Asesor de Sanidad, y la ministra también apuesta por esta vía. Además de para la prevención, el desarrollo tecnológico juega un papel clave también en la gestión de los pacientes crónicos y en los hospitales sin barreras.

-¿Permitirán los avances biotecnológicos que podamos vivir sin dormir, por ejemplo?

-Hombre, esto es muy difícil. Tiene que haber un mínimo de reposo celular. Todos los metabolismos tienen la entalpía y la entropía, sin lo que se llegaría rápidamente al caos. Lo que sí vamos a ver es un cambio espectacular, un cambio de paradigma, sobre todo en lo que tiene que ver con la ingeniería tisular y biomédica, y la epigenómica. Todo lo que tiene que ver con las ediciones genéticas para prevenir enfermedades... Esto ya no hay quien lo pare.

-¿Los sistemas educativos y académicos se están adaptando a esta revolución?

-Este es el problema. Para que haya un cambio de paradigma en la sanidad tiene que haber un cambio de paradigma en la formación. Las facultades de Medicina no han entrado todavía ni en la gestión sanitaria, y aquí hay que integrar muchas ramas. Se debería explicar un poco de inteligencia artificial, un poco de robótica, un poco de nanotecnología. Lo mínimo para saber dónde estamos y entender lo que estamos haciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos