Investigan el presunto intento de agresión sexual a una menor en las fiestas de Casas Nuevas

La chica, de 17 años, denuncia que fue raptada por cinco hombres, que la condujeron a un paraje cercano para tratar de forzarla sexualmente

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

La Guardia Civil investiga el presunto intento de agresión sexual a una menor de edad en la pedanía muleña de Casas Nuevas, según confirmaron ayer fuentes del cuerpo. El ataque se produjo en la madrugada del martes, día grande de las fiestas en la localidad, y los cinco supuestos agresores llegaron en apariencia a raptar a la chica, de 17 años, y a conducirla a un paraje cercano. Allí habrían tratado, sin éxito, de agredirla sexualmente antes de que ella lograse escapar corriendo por unos bancales y pedir ayuda.

Los hechos, según explicó a 'La Verdad' el novio de la víctima, ocurrieron en torno a las seis de la mañana, cuando la pareja se encontraba en un puesto de churros de la pedanía. La chica, vecina de La Puebla de Mula, se acercó sola un momento a la vivienda de su compañero para coger una chaqueta.

Se fue andando a la casa, situada en la Calle Escuelas y, según relató en su denuncia, llegaron cinco individuos que la abordaron, le taparon boca y ojos y la introdujeron en un coche. A los pocos minutos, su novio recibió una llamada de Whatsapp, procedente del teléfono móvil de ella. «Me hablaron diciendo que tenían a mi novia, que la iban a violar y demás...», explicó. En ese mismo momento, el joven cogió a dos de sus amigos y salieron corriendo para su casa, pero ya no la vieron por el pueblo, una localidad con cinco calles y unos 200 habitantes.

Según explicó el joven, los raptores se llevaron a la menor a las afueras del pueblo, forcejearon con ella y supuestamente la intentaron agredir sexualmente. Gracias a su resistencia pudo liberarse y logró escapar a través de bancales, hasta retornar a la zona festera de la pedanía, donde sus amigos la atendieron de inmediato. «Iba muy nerviosa, con un golpe en la rodilla y contusiones en los pies, de ir corriendo descalza por los bancales», explicaron el novio y varios testigos.

El entorno de la chica sospecha que tras este ataque podrían encontrarse unos individuos que habían sido vistos por la noche merodeando por la zona de la fiesta. Se trata de cinco hombres, tres que viajaban en un coche rojo (posiblemente un Seat) y dos en uno negro (un Audi).

Tras ser arropada por sus amigos, llegaron a la zona la Guardia Civil y una ambulancia, cuyos sanitarios atendieron a la chica de un episodio de ansiedad y de las pequeñas lesiones que presentaba. En su escapada, la víctima podría haber visto el rostro de algunos de sus presuntos raptores. Además, se han encontrado huellas dactilares en el teléfono móvil de la chica y en los zapatos.

El Instituto Armado ha iniciado una investigación para esclarecer los hechos. Está previsto que en los próximos días presten declaración en el cuartel algunos de los testigos de esta presunta agresión. Varios niños de la localidad pudieron identificar a alguno de los supuestos captores de la chica a través de unas fotos que les mostraron. Se trata, aseguraron, de los mismos individuos que les querían engatusar esa misma noche, ofreciéndoles «cinco euros por marcharse con ellos», según declararon varios vecinos del pueblo.

Fotos

Vídeos