Investigan a cinco adolescentes por difundir por WhatsApp un vídeo sexual de una menor

La víctima grabó las imágenes y las envío a un conocido, que las fue pasando presuntamente a otros amigos e incluso a algunos grupos

LA VERDADMURCIA

De un teléfono a otro la imagen acabó corriendo como la pólvora. La Guardia Civil investiga a cinco menores de edad de Mazarrón acusados de difundir por WhatsApp un vídeo de contenido sexual protagonizado por una chica del municipio, de 14 años. Según explicaron fuentes del Cuerpo, las imágenes, que la propia víctima grabó y envió a uno de los jóvenes, acabaron siendo reenviadas de un terminal a otro, e incluso a varios grupos de WhatsApp, de tal manera que llegaron a ser conocidas por un gran número de compañeros del instituto de la menor.

Fue la propia afectada la que, acompañada de sus padres, se acercó al cuartel de la Guardia Civil para denunciar la situación que estaba sufriendo. La menor había grabado voluntariamente un vídeo de contenido sexual y lo había enviado a un chico de su edad. Este presuntamente lo reenvió a otros menores de la localidad y comenzó una espiral de difusión que provocó que, incluso, las imágenes llegasen a personas del entorno más cercano de la chica.

Con estos datos, los investigadores del Instituto Armado comenzaron unas pesquisas centradas al principio en conocer la identidad del menor que había recibido inicialmente el archivo. Los agentes llegaron hasta un adolescente de Mazarrón que supuestamente, al recibir el vídeo, lo envío a algunos de sus contactos, que a su vez lo compartieron con otros e incluso en algunos de sus grupos de mensajería. Las indagaciones de la Benemérita permitieron identificar a hasta cinco menores, pero la 'Operación Valdi' sigue abierta y no se descarta que haya más implicados.

La práctica que al parecer llevó a cabo este grupo de jóvenes se conoce con el nombre de 'sexting'. Consiste en el envío o intercambio de contenidos de tipo sexual, principalmente fotografías y vídeos, producidos por el propio remitente y enviados a otras personas por medio de aplicaciones de telefonía móvil u otros dispositivos tecnológicos. Cuando esta difusión se realiza sin consentimiento de la víctima, los autores pueden afrontar delitos contra el honor o de revelación de secretos. La Fiscalía de Menores se ha hecho cargo del caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos