La Intervención detectó 7 millones en contratos fraccionados en el SMS en 2015

Sanidad realizó un alto número de compras sin la adjudicación reglamentaria pese a que los técnicos advirtieron de esta situación ya en 2013

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

La Intervención de la Comunidad ha vuelto a alertar al Servicio Murciano de Salud (SMS) de la necesidad de poner orden en sus procedimientos de contratación. Ya lo hizo en 2013, pero pese a que desde entonces se han ido solucionando algunas irregularidades, la práctica de fraccionar contratos, eludiendo con ello los concursos públicos de adjudicación, se mantiene. Así se desprende del último informe elaborado por la Intervención, referido a 2015, y al que ha tenido acceso 'La Verdad'. Los técnicos de la Comunidad detectaron contratos menores por valor de cerca de siete millones de euros que en principio deberían haber sido sometidos a procedimiento de adjudicación.

En sus alegaciones, el SMS defiende que no se trata de fraccionamientos diseñados para contratar 'a dedo', sino de operaciones que mayoritariamente se producen bajo el paraguas de una adjudicación que en realidad ya está caducada o vencida. Es decir, se opta por ir realizando contratos menores mientras se prepara el nuevo concurso de adjudicación. En efecto, la Intervención ha advertido de esta situación, claramente irregular, desde 2013. Algunos grandes concursos han permanecido caducados incluso dos años. Otros, todavía no han sido renovados.

Pero no todos los fraccionamientos obedecen a esta causa. En otros casos, el SMS los justifica por la necesidad de dar respuesta a una necesidad asistencial o de aprovisionamiento que no puede demorarse.

La fórmula se ha utilizado para cubrir adjudicaciones caducadas y no renovadas a tiempo Sanidad podría haberse ahorrado 1,7 millones de euros con una compra centralizada de prótesis

De acuerdo a la normativa, solo pueden considerarse contratos menores aquellos que se sitúan por debajo de 18.000 euros. Para el SMS el límite está en 12.000 euros, en aplicación de la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma.

El mayor número de supuestos fraccionamientos irregulares se concentra en la Unidad de Aprovisionamiento Logístico (la central de compras del SMS). En concreto, la Intervención ha detectado 3,3 millones de euros desembolsados en contratos menores que deberían haber pasado por un proceso de adjudicación. El informe no aclara qué porcentaje del total de operaciones realizadas en 2015 en la central de compras representa esta cantidad.

La mayor beneficiaria de estos contratos menores supuestamente irregulares fue Dako Diagnósticos S.A.U., a quien se pagó en total 802.852 euros por la adquisición de agentes reactivos para diagnósticos. Asimismo, se destacadan los 641.121 euros de Roche Diagnostics, que también suministra reactivos.

Por áreas de salud, sobresale La Arrixaca, con más 2,3 millones de euros en contratos fraccionados sin la adecuada justificación. Mediterránea de Catering se llevó 406.342 euros por este procedimiento en 2015, en concepto de menús del personal de guardia. La acumulación de adjudicaciones caducadas y no renovadas a tiempo llevó a la gerencia de La Arrixaca a optar por fraccionar contratos para cubrir numerosos servicios, desde los 350.632 euros en vigilancia y seguridad a Vasbe S. L. a los 247.180 euros a la Fundación IVO por la derivación de pacientes para la braquiterapia prostática. A Sureste Seguridad se le abonaron 200.594 euros por el «servicio de vigilancia por meses», y a Ferroser Servicios Auxiliares 306.692 euros por la limpieza de centros sanitarios del área de salud. En contraposición a la caótica gestión de los contratos en La Arrixaca durante 2015, en Cartagena solo hubo un caso de fraccionamiento detectado por la Inspección: los 51.260 euros que cobró la empresa Jiménez García por el servicio de de transporte de muestras y paquetería.

En Lorca, los interventores cuestionan los 63.122 euros pagados a General Electric y 45.006 euros abonados a Philips Ibérica. En total, se eludieron procedimientos de adjudicación en contratos por valor de 250.730 euros en el área del Guadalentín. Lo mismo ocurrió con 69.506 euros en el Hospital Comarcal del Noroeste y con 93.760 en el Altiplano.

En el Morales Meseguer, la Intervención fija su interés en compras y contratos de servicios por valor de 198.067 euros, en su mayor parte relacionados con productos farmacéuticos. La lista continúa con los 120.159 euros abonados a Huguet Mantenimiento en el Reina Sofía y los 79.872 euros desembolsados en Los Arcos, y repartidos entre Linde Medicina (terapia respiratoria a domicilio) y Getinge Group (mantenimiento mensual de aparatos médicos).

En Cieza (Vega Alta), la fórmula de los contratos menores se utilizó para pagar 140.904 euros a Hidrocantábrico Energía y 115.543 a Imtech Spain, por el mantenimiento mensual de los centros sanitarios del área.

En su informe, la Intervención concluye que el SMS «debe establecer todas aquellas medidas de control interno y supervisión que le permitan garantizar que cumple la normativa vigente en materia de contratación. Así mismo, deben actualizarse todos los contratos del concurso centralizado, y verificar que se cumple con los precios establecidos, así como llevar a cabo las actuaciones pertinentes para evitar que contratos ya vencidos sigan siendo operativos».

También se advierte de que «se realizará un control específico» sobre «las situaciones en que no se han tramitado expedientes de contratación para la compra de productos farmacéuticos, diverso material sanitario consumible y otros que han sido adquiridos a un mismo proveedor mediante compras mensuales de importe individual o conjunto superior a los 12.000 euros». La Intervención cuestiona la «inexistencia de un manual de procedimiento de contratación» tanto en los órganos centrales del Servicio Murciano de Salud como en las gerencias de las áreas de salud.

'La Verdad' ha tenido también acceso al informe de la Intervención de la Comunidad sobre 'Grandes proveedores y precios de suministros' durante 2015. Aunque se reconoce el esfuerzo del SMS por incrementar el número de adquisiciones a través de la Unidad de Aprovisionamiento Integral (central de compras), se advierte de que todavía en 2015 se llevaban a cabo operaciones desde las áreas de salud que encarecían los costes. Así, los interventores señalan que Sanidad podría haberse ahorrado la nada desdeñable cantidad de 1,7 millones de euros con una compra centralizada de prótesis e implantes.

El desembolso total en este capítulo ascendió a 35,8 millones de euros, de los cuales 24,1 (67%) correspondió «a gastos de componentes de cuantía superior a 100.000 euros». Según explica la Intervención, «se han detectado variaciones de precios significativas para una misma referencia en función del área en el 70% de los artículos con un volumen superior a 100.000 euros, habiéndose observado un posible ahorro durante 2015 de 1.710.557,11 euros de haberse adquirido dichos componentes al precio medio más bajo facturado en el conjunto del SMS».

Los interventores aclaran, no obstante, que «esta estimación debe ser interpretada» teniendo en cuenta que hay cierta «discrecionalidad técnica» por parte de los facultativos en cada área de salud a la hora de seleccionar componentes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos