El SMS intentará por tercera vez contratar un seguro que cubra las negligencias

Fachada de un centro de salud de Murcia. /Vicente Vicéns/ AGM
Fachada de un centro de salud de Murcia. / Vicente Vicéns/ AGM

La sanidad regional lleva sin póliza desde junio de 2016 por la negativa de las compañías a asumir el coste de las altas indemnizaciones

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El Servicio Murciano de Salud (SMS) intentará por tercera vez encontrar una compañía de seguros dispuesta a cubrir las indemnizaciones por responsabilidad patrimonial en los casos de negligencia y mala praxis. La sanidad pública regional lleva sin póliza desde junio de 2016, cuando expiró el contrato que mantenía con Mapfre. Desde entonces, se ha ofertado el aseguramiento, sin éxito, en dos ocasiones. En la última, el precio de licitación se incrementó un 75%, desde 1,6 millones de euros anuales a 2,8 millones. Pero ni siquiera ese aumento sirvió para convencer a las compañías. Ahora habrá una tercera intentona. Los pliegos del nuevo concurso ya están prácticamente ultimados, según confirma el secretario general técnico del SMS, Pedro Ruiz Castejón. Falta por determinar, únicamente, cuál será esta vez la oferta económica, que podría superar los 3 millones.

La situación actual no supone un problema legal, porque el SMS no está obligado a contratar una póliza de responsabilidad patrimonial y puede cubrir las indemnizaciones por negligencia mediante el 'autoaseguramiento'. A principios de año, y ante las enormes dificultades para firmar un seguro, se optó por cubrir lo mínimo -la responsabilidad civil directa de los trabajadores, al margen de la responsabilidad patrimonial- mediante un contrato con AIG por 750.000 euros. Pero desde entonces los técnicos han seguido trabajando en unos nuevos pliegos, porque Sanidad entiende que lo ideal es contar con una póliza completa. «Supone tener cubiertos todos los riesgos, y la tramitación de las reclamaciones es más ágil, lo cual es bueno tanto para la Administración como para el ciudadano», explica Pedro Ruiz Castejón.

2,8
millones de euros anuales ofreció el SMS en su último intento por contratar una póliza para cubrir la responsabilidad patrimonial en los casos de mala praxis. El concurso quedó desierto pese a que suponía aumentar un 75% el precio con respecto a la última póliza en vigor.
¿Por qué las compañías no quieren asegurar al SMS?
Desde la entrada en vigor de un nuevo baremo de tráfico en 2016, las indemnizaciones se han disparado, porque los jueces acuden a esta tabla ante la ausencia de un baremo específico. A ello se suma la posibilidad de las víctimas de supuestas negligencias de demandar directamente a las aseguradoras por la vía civil. También esto ha disparado los costes.
¿Qué consecuencias tiene esta situación?
El SMS no está obligado por ley a tener una póliza de este tipo. De momento cubre las reclamaciones mediante el 'autoaseguramiento'.
¿Qué ocurre en otras comunidades?
Extremadura, Canarias y Comunidad Valenciana también se han quedado sin póliza.

Las compañías se resisten a cubrir al SMS porque, sencillamente, no lo ven rentable. El problema no afecta solo a Murcia. También Extremadura, Canarias y Comunidad Valenciana se han quedado sin póliza de responsabilidad patrimonial. Los costes se han disparado desde que en 2016 entró en vigor un nuevo baremo de tráfico, que es el que utilizan los tribunales ante la inexistencia de una tabla específica para los daños provocados por negligencias. Además, desde 2010 los pacientes tienen la posibilidad de demandar directamente a la aseguradora a través de la vía civil. Esto les permite sortear el Contencioso Administrativo, que es más lento y donde las indemnizaciones tienden a ser menores.

Indemnizaciones de récord

En los últimos años, las compañías de seguros que cubrían al SMS han hecho frente a indemnizaciones de récord. Berkley tuvo que pagar 2,1 millones de euros a los padres de un bebé que nació en Lorca en 2010 con una grave discapacidad por errores en el parto. Otros padres recibieron, por la misma razón, 1,2 millones.

El SMS no está teniendo que afrontar pagos de esta envergadura con sus propios medios desde que se quedó sin póliza en 2016. Las reclamaciones por supuestas negligencias en este periodo todavía tienen que recorrer un largo camino administrativo y judicial para llegar a una sentencia. El SMS ha provisionado 1,7 millones de euros en los presupuestos de 2017 para hacer frente, cuando lleguen, a estos pagos.

Fotos

Vídeos