Consumo inmoviliza en la Región 17.000 braseros eléctricos con problemas de seguridad

Además de no cumplir con los límites de temperatura, los aparatos no tienen interruptor y solo pueden apagarse desenchufándolos

EFEMurcia

La Inspección Regional de Consumo, dependiente de la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa, ha inmovilizado un total de 16.993 unidades de un modelo de brasero eléctrico por no cumplir con la normativa, ya que cada una de ellas carece de interruptor y solo puede apagarse desconectando la clavija del enchufe. Asimismo, tampoco cumple con los límites de temperatura para partes metálicas accesibles: asa, gancho, sujeción y rincón de ensayo.

Así lo anunció el director general de Comercio, Consumo y Simplificación Administrativa, Francisco Abril, quien aclaró que la empresa distribuidora de este artículo en la Región de Murcia ha paralizado voluntariamente su comercialización y ha procedido a la retirada del mercado de todas las unidades existentes.

Desde la Dirección General se recuerda que para que este tipo de productos sean seguros deben llevar de forma obligatoria los datos de su responsable y el marcado ‘CE’ en su etiquetado, lo que implica que cumple con las normas de seguridad europeas.

Abril aseguró que desde la Comunidad “velamos por la seguridad de los consumidores en todos sus ámbitos dentro de la Región y estas actuaciones demuestran la vigilancia que la Inspección de Consumo lleva a cabo en todo tipo de productos que puedan ser adquiridos por los ciudadanos”.

Inspección alimentaria

La Inspección Regional de Consumo ha llevado a cabo varias campañas relacionadas con productos alimentarios. Así, una de ellas se ha dirigido al control de etiquetado de productos alimenticios con espelta, un tipo de trigo que contiene gluten.

Los inspectores han levantado 13 actas en establecimientos de la Región en los se vendían productos alimenticios que contenían espelta y no se detallaba en su etiquetado que es una variedad de trigo y como tal contiene gluten. En todos ellos, los inspectores informaron del incumplimiento de la normativa y se les instó para que rectifiquen el etiquetado.

Cabe destacar que se ha detectado que dicho incumplimiento afecta a todas las comunidades y en multitud de productos, incluidos los ecológicos. Desde Consumo informan de que se ha recibido respuesta de diversos fabricantes y marquistas comunicando que van a proceder a subsanar el etiquetado de todos sus productos que contengan harina de trigo espelta.

El aceite es otro de los productos alimentarios que han contado con una campaña de inspección. Así, los técnicos han tomado durante estos meses muestras de aceites de oliva virgen y virgen extra en almazaras y en establecimientos minoristas de alimentación de la Región de Murcia.

Una vez recogidas las muestras, se han enviado a laboratorio para verificar el cumplimiento de la normativa. Se analizan, entre otros factores, el etiquetado obligatorio y facultativo, la información sobre las condiciones de conservación, la designación del origen, la denominación de venta, la acidez de la grasa expresada en ácido oleico, el índice de peróxidos, los ácidos grasos o la valoración sensorial.

En concreto, la Comunidad ha enviado 15 muestras, que se están analizando en el Centro de Investigación y Control de la Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, mientras que otras ocho muestras se están analizando en el laboratorio agroalimentario.

Fotos

Vídeos