Los huertanos temen perder 25.000 tahúllas de hortalizas con el cierre de las acequias

Diego Frutos y Patricio Ballester, de la Junta de Hacendados, en una acequia cerca de Churra./Nacho García / AGM
Diego Frutos y Patricio Ballester, de la Junta de Hacendados, en una acequia cerca de Churra. / Nacho García / AGM

Los regantes tradicionales se rebelan contra la orden de la Confederación y exigen que se abra otra batería de pozos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Diego Frutos, presidente de la Junta de Hacendados de Murcia, no es partidario de protestas y movilizaciones, pero considera inevitable que los miles de huertanos «se reboten» ante la decisión de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) de cerrar a cal y canto las acequias a partir del día 1. Recibió ayer las primeras quejas de los hacendados dispuestos a movilizarse. Frutos advirtió de que entre 20.000 y 25.000 tahúllas de hortalizas plantadas recientemente «se irán a pique» por falta de riego. Las altas temperaturas hacen más necesario que dispongan de agua.

No son los únicos, ya que los regantes de las vegas media y alta piensan recurrir la orden de la CHS, manifestó su presidente, Isidoro Ruiz. «No había necesidad de adoptar una medida tan drástica», dijo. Ambos están de acuerdo en que se apliquen restricciones, pero no que se cierren las acequias, una medida que Ruiz considera «gravísima» y sin precedentes. En la Junta de Gobierno del miércoles propusieron varias alternativas que no fueron atendidas por la Confederación, entre ellas cerrar los embalses de cabecera pero no las acequias, de tal forma que se puedan aprovechar las surgencias y las propias aportaciones del río, aunque sean pequeñas. Creen que esto no entorpece las restricciones ni el ahorro que se pretende conseguir.

En Lorca

Reclamaron, asimismo, la apertura de una batería estratégica de pozos que se habilitaron durante la anterior sequía de 2006 y que están repartidos por toda la cuenca. Ruiz indicó que se trata de 220 sondeos «de agua de buena calidad». Diego Frutos se pronunció en el mismo sentido y confía en que la Confederación Hidrográfica reaccione para «ayudar» a los hacendados.

Isidoro Ruiz: «Han vaciado los embalses de la cabecera del Tajo para que no riegue el Sureste»

Críticas al uso industrial

Los regantes tradicionales también se han mostrado muy críticos con la regulación de los embalses de cabecera y con el hecho de que La Pedrera, en la Vega Baja, almacene el mayor volumen, aunque se trata tan solo de 62 hectómetros, el 25% de la capacidad total. Isidoro Ruiz criticó que se vaciaran los pantanos del Cenajo y Fuensanta, «sin que la CHS diera explicaciones». De igual forma, reprochó al representante de Castilla-La Mancha que asistió a la Junta de Gobierno que se haya hecho lo mismo en Entrepeñas y Buendía. «La cuenca del Tajo tiene 4.300 hectómetros cúbicos, y se han dedicado a vaciar la cabecera para que no regara el Sureste español, a base de aumentar los caudales ecológicos», dijo.

El presidente de los regantes del Trasvase (Scrats), Lucas Jiménez, convino con el resto sobre la prioridad de los abastecimientos, pero puso en entredicho el agua que se destina al uso industrial a través de la Mancomunidad de Canales del Taibilla. Señaló que este sector -los polígonos industriales- no se ven afectados por las restricciones, pese a que los regadíos tienen preferencia. Indicó que los árboles también van a sufrir, ya que mermará el tamaño y la calidad en los cítricos y frutales.

La CHS quiso actuar en junio

Sobre los pozos, la CHS informó ayer de que está a la espera de que la Comunidad de Regantes de Cartagena responda a la propuesta para enviar la declaración de impacto ambiental a Madrid. En cuanto a La Pedrera, indicó que el mayor volumen es agua desalada, y no caudales de la cabecera del Segura. «El ritmo de las derivaciones ha cumplido las demandas de los usuarios. Sin embargo, en junio la CHS ya propuso empezar las medidas de ahorro, y precisamente los regantes se negaron, por lo que se mantuvo el ritmo de derivaciones de agua».

Más

Fotos

Vídeos