Las heladas provocan daños millonarios en los cultivos

Dos técnicos agrícolas comprobando ayer los daños que las heladas causaron en una plantación de alcachofas en el campo lorquino./Paco Alonso / AGM
Dos técnicos agrícolas comprobando ayer los daños que las heladas causaron en una plantación de alcachofas en el campo lorquino. / Paco Alonso / AGM

Las asociaciones agrícolas alertan de la gravedad de los destrozos, principalmente en la zona del Guadalentín y el Campo de Cartagena

LA VERDADMURCIA

Una nueva preocupación para el campo murciano, donde una penalidad se acumula sobre otra. La Región ha asistido en los últimos días a un drástico desplome de los termómetros, que han llegado a caer por debajo de los nueve grados bajo cero, con las consiguientes heladas, cuyos efectos ya se deja sentir en los cultivos. Tal y como lamentan las asociaciones agrícolas, el frío arrasó parte de las plantaciones de alcachofa, lechuga, brócoli y cítricos, principalmente en la zona del Valle del Guadalentín y el Campo de Cartagena. Una situación que se podría agravar si, como prevé la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en los próximos días las heladas persisten.

El frío se cebó principalmente con los cultivos de invierno, que están actualmente en producción y cosecha, según explicó la asociación Coag. Los destrozos se concentraron en el Guadalentín y el Campo de Cartagena y, a falta de un análisis más exhaustivo, parece que en la Vega Media, el Altiplano y el Noroeste las heladas no fueron significativas. «La mayor parte de las producciones son de cultivos leñosos y, salvo el olivar, se encuentran en parada estacional», remarcaron desde Coag. Las producciones de cultivos de regadío de invierno que existen en estas zonas sí se han visto devastadas.

Los termómetros caen

-9,2º
llegó a registrar este lunes la estación meteorológica de El Chaparral, en Cehegín. Es la temperatura más baja alcanzada en un mes de diciembre en esa zona desde que se tiene constancia (1994).
-6,5º
grados se llegaron a registrar en la madrugada de ayer en las estaciones de Caravaca (Los Royos) y Jumilla, según los datos recogidos por la Aemet. En Yecla se llegó a los 6,2 grados bajo cero y en Lorca, a los 4,5 grados negativos.

Asaja lamentó que el frío haya pasado factura al campo con importantes pérdidas que, aseguraron, se están evaluando en este momento y que podrían oscilar entre el 30% y 40% en hortícolas de invierno y cítricos. «Aún no sabemos la cuantía de los daños por heladas, pero son graves y, además, el descenso de temperaturas se mantendrá en los próximos días», explicó su secretario general, Alfonso Gálvez. «Si los termómetros siguen cayendo podrían perjudicar al sector hortofrutícola y a su campaña de exportación, produciéndose pérdidas considerables».

Las pérdidas podrían agravarse si, como está previsto, el frío se prolonga esta semana

El Guadalentín, en vilo

En Lorca, la temperatura llegó a desplomarse en algunas pedanías por debajo de los cuatro grados bajo cero. La falta de humedad y de viento provocó un frío seco e intenso capaz de acabar con los frutos de cualquier cultivo, según explicó Lola Hernández, técnico de la Cooperativa Alimentos del Mediterráneo (Alimer). Aseguró que Cazalla y Campillo son las pedanías donde el frío castigó con más intensidad. En esa zona las explotaciones agrícolas están ocupadas en estos momentos por alcachofa y lechuga de corte, los productos más afectados por las heladas. «Son los que más rápido dan la cara, pero en los próximos días veremos cómo responden cultivos como el brócoli», incidió. «Han sido dos noches seguidas de temperaturas muy bajas, que provocan serios daños en los frutos, en un momento que era óptimo para ser recogido en breves fechas».

Los técnicos de Alimer recorrieron ayer la mayor parte de las plantaciones de sus cooperativistas. En todas ellas, la tónica general era prácticamente la misma. «La alcachofa no solo presenta manchas negras en las primeras hojas, como suele ser habitual con bajas temperaturas, sino que llega hasta el interior. El corazón está negro. Se debe a la intensidad del frío, pero también a la escasa humedad que presenta el campo estos días», detalló Hernández.

El presidente de Alimer, Julián Díaz, no escondió su preocupación por las heladas, aunque señaló que aún es pronto para estimar las repercusiones económicas. Por lo pronto, contó, se espera una subida de precios. «La lechuga se estaba pagando barata, pero al haber más demanda y menos producto subirá y se colocará a los precios normales para esta época», incidió.

Este vegetal, al igual que la alcachofa, no pudo soportar los dos días seguidos de frío intenso, por lo que gran parte de la producción de Campillo, Cazalla y Torrecilla se echó a perder. En Tercia e Hinojar las repercusiones fueron menores, ya que esta zona es más propensa a corrientes de aire que evitan las heladas. En unos días los especialistas de Alimer esperan iniciar las peritaciones para cuantificar los daños. «Sabemos que la alcachofa está muy dañada. No se podrá salvar, ya que en otras ocasiones únicamente afecta a una o dos hojas, pero en esta ocasión ha llegado a lo más profundo del fruto, al corazón, por lo que se perderá», avanzaron. «La lechuga de corte tampoco ha podido resistir y el brócoli y la coliflor aún habrá que esperar, ya que el ciclo de crecimiento se ha paralizado con el frío».

Águilas es otro de los lugares afectados por las heladas. Juan Carrasco es uno de los productores que ayer lamentó los estragos del frío en sus 6.300 metros de cultivo de tomate de rama. «Tengo tres naves en la zona de El Portajo y los daños pueden ascender a los 30.000 euros. El problema ha sido la condensación que se produce en los plásticos y que provocó que cayeran gotas heladas sobre las hojas. Esto hace que las ramas se sequen y al final se pierde la mata entera», lamentó.

El tamaño también merma

Las cerca de 8.000 hectáreas de terreno de la comarca del Bajo Guadalentín, situadas entre Alhama y Totana, llevan dos días con temperaturas bajo cero, lo que está causando importantes heladas en hortalizas y verduras. Según José Manuel Ruiz, representante del sindicato Coag, los termómetros estuvieron varias horas a menos cuatro grados, situándose al amanecer en menos cinco grados. «Este frío afecta en especial al brócoli, lechuga y coliflor», señaló Ruiz, destacando que con estas fuertes heladas la recolección de alcachofa se retrasará al menos dos meses, lo que supone entre un 30% y un 40% aproximado en la merma de productos.

Más información

«Las plantas más dañadas son aquellas en las que se habían realizado cortes recientes de alcachofa, ya que el frío entra por el corte y quema los vasos, de forma similar a como lo hace un herbicida», explica. Otro de los efectos del frío es la merma de tamaño que se producirá en la coliflor y lechuga.

En Cieza, los días de intenso frío arrasaron la producción de hortalizas del municipio, si bien ésta es muy poco significativa. Se reduce tan solo a una cosecha de autoconsumo o consumo interno, que no da para más allá de una reducida venta en comercios minoristas de la ciudad.

Por el contrario, fuentes de las organizaciones agrarias explicaron que la ingente cantidad de frutales que pueblan las fincas ciezanas reciben con agrado el frío, por dos razones. Por un lado, las bajas temperaturas propician el reposo invernal o hibernación de los árboles, que favorecerá su proceso vegetativo y la obtención de más y mejores frutos durante la próxima campaña. Por otra parte, este tiempo gélido exime a la arboleda de una excesiva necesidad de agua, lo cual, ante los tiempos que corren, no deja de ser una frugal suerte.

Las bajas temperaturas y las heladas registradas en Jumilla no fueron un problema, en principio, para los cultivos de la zona, según explicó Pedro García, presidente de Coag. «Ahora es el momento de las heladas y creo que es incluso positivo para el conjunto de los cultivos leñosos como el almendro, frutales y viñedos», incidió. «Óptimo incluso para las plagas y el desarrollo normal de los cultivos». Según García, puede suponer quizás algún problema en el caso de la aceituna, si fuese retrasada, pero la recolección ya ha comenzado y cuando el fruto ya está en su madurez, no comporta ningún efecto negativo por heladas, a excepción de las que sean destinadas a mesa.

En la comarca del río Mula, no se ha apreciado, de momento, que las bajas temperaturas hayan afectado a las producciones agrícolas. Es pronto, no obstante, para echar las campanas al vuelo ya que habrá que esperar una semana para saber, con certeza, si el frío ha afectado a la naranja y limón, según el gerente de la cooperativa Frucimu, Francisco Ruiz.

Es posible que a la aceituna pudiera haberle afectado el temporal en las zonas comprendidas entre Casas Nuevas, La Herreña y Bullas, según alertaron desde las cooperativas La Vega de Pliego y Frusemur. De esta última cooperativa, su gerente, Pedro Fernández, aseguró que puede haber afectado, aunque se desconoce, por el momento, en qué cantidad.

Con información de Pilar Wals, Juan R. Palacios, Lola Tomás, Paco Espadas, Antonio Gómez y José Luis Piñero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos