Hacienda reduce en 70 millones su factura con los bancos tras renovar sus préstamos

Andrés Carrillo./
Andrés Carrillo.

La Comunidad consigue rebajar del 5% al 1,4% el tipo de interés medio que paga por su deuda

J. MOLLEJOMURCIA

La losa de la deuda le cuesta a la Comunidad Autónoma un caudaloso chorro de millones de euros cada año para sufragar los intereses, una factura que ha ido creciendo sin parar durante los años de la crisis, a medida que se hundían los ingresos y debía pedir más y más préstamos para cubrir el déficit de su presupuesto, lastrado por el perjudicial sistema de financiación autónoma.

Esa losa, sin embargo, que puede llegar a asfixiar al más robusto si no se controla, es este año más ligera gracias a las operaciones de renegociación de préstamos realizada por la Consejería de Hacienda.

En concreto, unos 70 millones de euros ha conseguido la Consejería rebajar el coste de los intereses que abona por los préstamos que tiene concertados tras renegociar a la baja los tipos de un total de 1.844 millones de euros en créditos a largo plazo.

En los últimos años, la Consejería ha renegociado créditos por importe de más de 1.844 millones de euros Los gastos financieros derivados de la elevada deuda regional ascenderán este año a 124 millones

«Se trata de un proceso de reestructuración de la deuda que vamos realizando paulatinamente y cuyo objetivo es reducir al máximo nuestra carga de intereses aprovechando la bajada de tipos del mercado», explica el consejero de Hacienda y Administración Pública, Andrés Carrillo.

Inyección de liquidez

De esos 70 millones, 9,8 corresponden ya a la factura de este mismo año, lo que significa una inyección de liquidez para la hacienda regional nada desdeñable. Para que sirva de referencia, con esa decena de millones se podrían financiar hasta cinco proyectos similares a las obras del nuevo colegio Príncipe Felipe de Jumilla, presupuestadas este año con 1,8 millones de euros.

La reestructuración de la deuda de la Comunidad Autónoma, que ascendía a finales de 2016 a 8.300 millones de euros, se ha llevado a cabo a lo largo de los últimos años en dos frentes.

Uno de ellos ha sido a través de la negociación de unas 25 operaciones con entidades privadas de crédito con las que se suscribieron préstamos entre los años 2008 y 2012, cuando los tipos de interés aún estaban altos.

La Consejería de Hacienda ha renovado préstamos a largo plazo con los bancos por un importe total de 343 millones de euros, logrando un ahorro total en intereses de 26 millones de euros, 5,5 millones de ellos correspondientes a este mismo ejercicio.

El procedimiento, según explica Andrés Carrillo, era el siguiente: «Primero se negociaba con la propia entidad financiera prestataria una bajada de tipos, y si era satisfactoria se firmaba la modificación de los contratos con los nuevos tipos. En los casos en los que no se llegaba a un acuerdo con los bancos prestatarios, nos poníamos en contacto con otros bancos dispuestos a prestar dinero a menores tipos y suscribíamos un préstamo con los nuevos tipos con el que cancelábamos anticipadamente el anterior préstamo a un tipo mayor».

El segundo frente en el que Hacienda ha intervenido para rebajar los gastos financieros de la deuda ha sido a través del Estado.

El Ministerio de Hacienda estableció a partir de 2016 la posibilidad de que los préstamos de comunidades autónomas con bancos privados que se fueran amortizando, podían ser renovados con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), con tipos inferiores a los del mercado.

La Región de Murcia, acuciada por sus problemas con el déficit, fue una de las primeras en acogerse a esta iniciativa, y entre 2016 y 2017 ha financiado con el FLA operaciones crediticias por un importe total de 1.501 millones de euros, lo que le ha supuesto de ahorro en intereses de otros 44 millones de euros más, de ellos 4,3 correspondientes a la factura de este año.

Gracias a todas estas operaciones, el tipo de interés medio de los préstamos que tiene pendientes de pago la Comunidad Autónoma se ha situado en la actualidad en el 1,4%, cuando en el año 2012 superaba el 5%, según señala el responsable de la hacienda regional.

La consecuencia directa de esta sustancial rebaja de los tipos que gravan la deuda de la Comunidad Autónoma han sido los 70 millones de euros de ahorro en el pago de intereses durante la vigencia de los préstamos que aún están pendientes de pago.

Las arcas de la Administración regional empezarán a notar ya este año el menor peso que acarrea la amortización de la deuda. La factura final por el pago de los intereses ascenderá en 2017 a 124 millones de euros, según la Consejería, 9,8 millones menos de lo previsto a principios de año.

Proceso continuo

Y el proceso aún no se ha acabado, ya que, mientras los tipos se mantengan tan bajos, habrá nuevas posibilidades de cancelar viejos préstamos por otros con un coste menor.

El consejero de Hacienda recordó que la alta deuda de la Comunidad Autónoma tiene su origen en un sistema de financiación autonómica «por el que la Región recibe 1.053 millones anuales menos que la comunidad mejor financiada, que es Cantabria, y 250 millones de euros al año menos que la media del resto de autonomías, y eso a pesar de tener las mismas competencias y ofrecer los mismos servicios a los ciudadanos».

Más

Fotos

Vídeos