La Guardia Civil aplaude la «defensa leal» de los agentes desplazados por el 'procés'

Vecinos siguiendo ayer el desfile de la Guardia Civil durante el acto celebrado en la plaza del Cardenal Belluga de Murcia./Vicente Vicéns / AGM
Vecinos siguiendo ayer el desfile de la Guardia Civil durante el acto celebrado en la plaza del Cardenal Belluga de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

Más de medio centenar de agentes reciben condecoraciones en una festividad de la Patrona del Cuerpo marcada por el desafío secesionista

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La situación política que atraviesa Cataluña planeó ayer sobre el acto con el que la Guardia Civil conmemoró la festividad de su patrona, la Virgen del Pilar. Un evento en el que se impusieron condecoraciones a 58 agentes del Instituto Armado e integrantes de otros cuerpos y que estuvo marcado por un incesante calor que provocó, incluso, que algún agente sufriera mareos y tuviera que recibir asistencia médica.

En vídeo

El acto, que se celebró en la plaza Cardenal Belluga de Murcia, atrajo la atención de numerosos vecinos de la capital, que aplaudieron con fuerza el desfile de los agentes y ondearon banderas rojigualdas. «Hoy es un día para sentirse orgulloso de ser español», proclamó el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, quien hizo hincapié en «la defensa leal y valiente» que realiza el grupo de agentes de la Región que están prestando estas semanas labores de apoyo en Cataluña, entre ellos la unidad de Seguridad Ciudadana -más conocidos como 'los linces'-.

Orden del mérito de la Guardia Civil (Cruz de Plata)
Cabo primero Juan Antonio Hernández.
Orden del mérito de la Guardia Civil (Cruz de distintivo blanco)
Nicolás Valero (abogado del Estado); Hamid Al Bsoussi; Rogelio Pujalte; comisario de la Policía Nacional Antonio Ortega; inspectores jefe del CNP Eliseo Valcárcel-Resalt y Juan Carlos Sancho; inspector José Apolinar Gutiérrez; sargento de la Policía Local de Cieza María José Hernández; comandante de la Guardia Civil José Ángel Jurado; capitán José Miguel Saura; teniente José Molina; sargento primero Rafael Sousa y Rafael Torrano; sargento Francisco Javier Ortiz; cabos primeros Alfonso Valera, Miguel Moreno, María Dolores Abenza y Joaquín Pérez; cabo Raúl Hernández; y guardias civiles Antonia Guillamón, Jesús Jover, Marcos Manuel Postigo, Manuel Yepes, Francisco Blázquez, Juan Antonio Cerón, Juan José Martínez, José Fuentes, Pedro López, Mariano Serna, José Antonio Paterna, Demetrio Ruiz, Manuel Morote, José Molina, José Fernández, Juan Francisco Ortiz, Francisco Javier Barceló, Miguel Ángel Martínez, José Antonio Bolívar, Miguel Ángel Vivancos y Santiago López.
Cruz de la Orden de San Hermenegildo y Cruz del Mérito Militar
Teniente José Francisco Valls; brigada Salvador Antonio Martínez; sargento primero Joaquín Salmerón; sargento Dimas Martínez; cabos primero Francisco Javier Sánchez, Francisco Paredes y Juan José Sánchez y los guardias civiles Lorenzo Martín, Roberto Félix Rodríguez, Miguel Ángel Jiménez, María Belén Bazán, José Antonio Bolívar, Simón Pérez, Juan José Pérez, María de los Ángeles de la Barrera, Antonio Valverde y José Santiago Martínez.

«Compañeros vuestros, servidores de todos, que, teniendo que estar hoy aquí, siguen en Cataluña con lealtad y valentía, en defensa de nuestra Constitución y, por tanto, de nuestros derechos y libertades fundamentales, comprometidos con España y con todos los españoles», subrayó.

El delegado remarcó, asimismo, que el Estado «empleará todos los recursos para castigar los delitos de odio contra los agentes y sus familias que se están produciendo y se puedan producir en el futuro en Cataluña». Sánchez-Solís lamentó que la crisis en esta comunidad ha provocado «un grave daño a la convivencia, un bien que debemos empezar a recuperar cuanto antes».

«En condiciones difíciles»

El coronel jefe de la Quinta Zona, Jesús Arribas, también tuvo unas palabras de recuerdo para el grupo de agentes murcianos que desarrollan estos días su trabajo en Cataluña «en unas condiciones ciertamente difíciles, ante la incomprensión de unos pocos, pero también con el apoyo y reconocimiento de muchos». Respaldó la labor realizada por todos los efectivos desplazados a la zona y remarcó que la Guardia Civil, «como una de las partes encargadas de materializar el uso legal de la fuerza reservada al Estado, siempre actúa con proporcionalidad de acuerdo con el principio de uso mínimo necesario de la misma».

Este año la Benemérita suspendió el vino de honor que tradicionalmente realizaba tras el acto para mostrar su solidaridad con los agentes desplazados a Cataluña.

El coronel jefe también aludió en su discurso a la batalla que el Cuerpo desarrolla contra la lacra del maltrato y recordó el reciente asesinato en Cartagena de una joven de 20 años, residente en Canteras, a manos de su expareja. «Una sola víctima supone un fracaso, algo falla y todos tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad», recalcó. «Les puedo asegurar que en esta región sus guardias civiles están formados y comprometidos con la protección de las víctimas».

El diputado regional de Ciudadanos Juan José Molina aprovechó la ocasión para recordar el compromiso de su formación con la equiparación salarial de los agentes con las policías autonómicas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos