Los golpes de calor dejan 80 asistencias en Murcia cada año

La Consejería avisa de los riesgos de las altas temperaturas para enfermos crónicos, ancianos y niños

EPMURCIA

Con una nueva subida del mercurio a la vuelta de la esquina, la Consejería de Salud insistió ayer en los peligros que conlleva una protección inadecuada. La Región registra cada año unos 80 casos de efectos adversos provocados por las altas temperaturas, desde insolaciones hasta golpes de calor, según indicó el director general de Salud Pública y Adicciones, José Carlos Vicente.

Vicente explica que los golpes de calor son situaciones que implican una «cierta gravedad potencial» ya que, si no se atajan a tiempo, «pueden desembocar incluso en la muerte». Por lo tanto, hay que afrontar este tipo de incidencias «lo más rápido posible». Entre los grupos de edad más vulnerables se hallan los enfermos crónicos, los mayores de 65 años y los niños menores de 6 años.

El director general de Salud Pública recuerda que la temperatura corporal, que es la que regula el metabolismo de todo ser humano, suele situarse entre los 36,5 grados centígrados y los 37 con «algunas décimas». Las situaciones de riesgo se dan cuando la temperatura corporal se eleva, llegando incluso a los 40 grados.

La hipertermia resulta peligrosa porque puede afectar a algunas funciones corporales. Vicente advierte de que entre los síntomas que preludian un golpe de calor se encuentran mareos, sensación de confusión, sudoración, enrojecimiento de la piel, taquicardia, dolor de cabeza, inconsciencia, ataques por convulsión, vómitos y delirios. Entre los consejos para evitar los golpes de calor, Vicente recomienda beber abundante líquido y no realizar actividades intensas en las horas de máximo calor del día, así como extremar las precauciones con las personas especialmente vulnerables.

Lipotimias en Educación

Por otra parte, Ciudadanos denunció ayer «las precarias condiciones» en las que se encuentran los trabajadores de la Consejería de Educación, quienes tienen que soportar un «calor inhumano» durante su jornada laboral debido a la inexistencia de aparatos de aire acondicionado.

El diputado regional Juan José Molina dice que no es una cuestión puntual, «ya que esta situación se lleva produciendo desde hace tres años». Afirmó que «es necesario que se tomen medidas para mejorar las condiciones de trabajo porque ya se han producido lipotimias debido a temperaturas superiores a los 30 grados».

Fotos

Vídeos