El Gobierno regional salva otro escollo en la Audiencia Nacional para los vuelos del aeropuerto

El presidente López Miras hace un gesto en Corvera junto a García-Legaz, en febrero. /Javier Carrión /AGM
El presidente López Miras hace un gesto en Corvera junto a García-Legaz, en febrero. / Javier Carrión /AGM

Sacyr pierde su demanda para mantener el título de gestor aeroportuario, lo cual evita otro potencial problema para operar en Corvera

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Después del fallo del Tribunal Supremo que convalida la pérdida de la concesión del aeropuerto de Corvera, es ahora la Audiencia Nacional la que propina otro revés al consorcio Aeromur y le despoja del título de gestor aeroportuario, según la sentencia a la que ha tenido acceso 'La Verdad'. El Gobierno regional logró la semana pasada un éxito importante con el fallo del Supremo, que despeja el principal obstáculo judicial que ensombrecía la puesta en marcha de las instalaciones, pero quedaba otro recurso de menor trascendencia, que igualmente podía enmarañar la operatividad de las instalaciones. Era un potencial problema que ha quedado disipado con el fallo de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, que ha desestimado el recurso de apelación que presentó Sacyr el año pasado para tratar de mantener el certificado de operador aeroportuario de Corvera.

Dicha representación recae en la nueva concesionaria Aena, y podía darse el supuesto de que hubiera dos gestores para el mismo aeropuerto. Los cinco magistrados de la Sala condenan a Aeromur al pago de las costas y dejan la puerta abierta a un recurso de casación. La constructora, socio mayoritario del consorcio Aeromur, no ha cejado en su estrategia de apurar todos los recursos judiciales a su alcance para defender sus intereses en Corvera, por lo que alegó contra una sentencia del Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 11 que dio por buena una resolución de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), que declaró la pérdida de eficacia del título de gestor aeroportuario de Corvera. Dicha agencia actuó en consecuencia, después de que el Gobierno regional decidiera retirar ese certificado a Sacyr en mayo de 2015.

Esta parte del litigio tuvo su origen en una orden de Manuel Campos que luego anuló el Gobierno de Garre

Perdió la concesión

Hasta aquí la secuencia administrativa y judicial, que tuvo su origen en una orden del exconsejero de Fomento Manuel Campos, que facultó a Sacyr como gestor del aeropuerto en mayo de 2014, cuando se estaban tramitando los permisos de apertura y buscando una fórmula financiera para que la Comunidad Autónoma pudiera recuperar el aval de 182 millones. Aquella operación fracasó en diciembre de ese año, cuando el Gobierno de Alberto Garre dio por rotas las negociaciones y retiró definitivamente a Sacyr el contrato que estaba rescindido (y en una teórica suspensión política) desde 2013. Una de las últimas decisiones del Gobierno en funciones de Alberto Garre fue anular en mayo de 2015 aquel título de gestor aeroportuario que firmó Campos, y que consideró viciado e ilegal porque Sacyr no era oficialmente la concesionaria cuando le fue otorgado. Una obviedad a todas luces que no impidió al Ejecutivo regional -primero con Valcárcel y después con Garre- hacer la vista gorda sobre los efectos de dicha rescisión mientras trataban de abrir el aeropuerto de la mano de Sacyr con ese nuevo intento.

La Audiencia Nacional no ha aceptado los argumentos de Aeromur de que aún estaba pendiente el recursos de casación del Tribunal Supremo (ahora ya resuelto), y de que sufrió indefensión. Aeromur sostuvo ante la Audiencia que se puede ser gestor aeroportuario sin ser concesionario, y que «es indiscutible que el contrato de concesión pervive mientras no se proceda a la liquidación», lo cual rechaza la Audiencia, que señala igualmente que Aesa no obligó a Aeromur a invertir ni a poner en marcha el aeropuerto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos