El Gobierno manchego pedirá que el mínimo no trasvasable desde el Tajo suba a los 900 hectómetros

Visita de la consejera manchega a los pantanos de cabecera./PSOE
Visita de la consejera manchega a los pantanos de cabecera. / PSOE

El umbral se encuentra actualmente en los 400 hectómetros cúbicos que establece el Memorándum, circunstancia, que unida a la situación de sequía actual, ha hecho que los regantes del Levante no hayan envíos desde hace meses

EFE

La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Agustina García, ha pidió que el Pacto Nacional del Agua recoja que el umbral mínimo no trasvasable en los pantanos de cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, suba hasta los 900 hectómetros cúbicos y se incremente el caudal ecológico del río a su paso por Toledo y Talavera. Actualmente se encuentra en los 400 hectómetros cúbicos que establece el Memorándum del acueducto, circunstancia, que unida a la situación de sequía actual, ha hecho que los regantes del Levante no hayan recibido agua del Tajo desde hace meses.

Estas declaraciones las realizó durante una visita a los pantanos de cabecera, una actividad promovida por la Asociación de Periodistas de Talavera, en la que también participaron el presidente de la Asociación de Pueblos Ribereños, Francisco Pérez Torreccilla, y representantes de la Corporación municipal de Talavera de la Reina y del colectivo profesional de periodistas de Talavera y del de Guadalajara.

"Una imagen vale más que mil palabras", lamentó la consejera manchega en alusión al estado de los pantanos, que a día de hoy almacenan 232,318 hectómetros, el 9,39 por ciento de su capacidad total de embalse que es de 2.474 hectómetros cúbicos, y que achacó a la "gestión nefasta que se ha hecho del río, que no viene de ahora".

García Élez resaltó que el Gobierno regional ha pedido al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que "las consecuencias del trasvase tienen que incluirse en el Pacto Nacional del Agua".

Para este pacto nacional, la consejera de Fomento castellanomanchega pidió consenso y que todas las regiones tengan el mismo peso, con las premisas de "incrementar un caudal ecológico real o la reducción drástica de la contaminación del río Jarama, que desemboca en el Tajo".

De la misma forma, la consejera dijo que este pacto no puede olvidarse de que "no valen los 400 hectómetros cúbicos mínimos no trasvasables que fijó el Memorándum", por lo que Castilla-La Mancha "reivindicará un aumento en los embalses a los 900 hectómetros para garantizar un uso turístico en esta zona".

La titular de Fomento del Gobierno manchego considera que "la sequía es un problema, pero también con el trasvase se agravan las consecuencias, como que los pueblos ribereños hayan tenido que cerrar muchos negocios, o que en Toledo y Talavera no haya caudal ecológico porque no se mueven las aguas del río" y el Tajo sea "una cloaca con problemas de algas, espumas y contaminación".

Recalcó que la falta de agua "es un problema de todos y que entre todos hay que buscar una solución conjunta", y señaló que el presidente manchego, Emiliano García-Page, "ya ha dado el primer paso con la propuesta de un encuentro de todas las comunidades de España, con ponentes internacionales para entre todos, buscar soluciones en materia de agua".

Respecto a los decretos de sequía, García Élez lamentó que el que se aprobó en junio "dejara fuera las cuencas del Guadiana y del Tajo", y explicó que Castilla-La Mancha ha pedido que los decretos no se apliquen por cuencas sino por subcuencas o sistemas de explotación.

Así, aseguró que la cuenca del Tajo cuenta hoy con un 37 por ciento de volumen en el global, aunque en la cabecera es de poco más del 9 %; del 12 % en el Torcón o de situación de emergencia en el Sorbe o el Tajuña, estado al que podría llegar también el Alberche en enero, según la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Además, también apuntó que su Gobierno solicitará mayor peso de la representación castellanomanchega en el Consejo Nacional del Agua, ya que "es la única comunidad por la que atraviesan 7 grandes cuencas hídricas".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Pueblos Ribereños, Francisco Pérez Torreccilla, lamentó que la situación del embalse de Entrepeñas, con 76 hectómetros cúbicos de reserva, presenta una situación más de "saqueo" que de sequía.

Así, dijo que los municipios ribereños y, en general Castilla-La Mancha, "lleva 38 años siendo solidarios con otras zonas y las consecuencias son unos embalses vacíos" y ha informado de que desde el 2011, cuando se alcanzó un 52 por ciento de volumen, se han trasvasado 2.173 hectómetros cúbicos.

Además, el viceportavoz del equipo de Gobierno local del Ayuntamiento de Talavera de la Reina, Santiago Serrano, destacó que "hay que demostrar la unidad que existe entorno al agua que debe pasar por Talavera".

Por eso, aseguró que el equipo de gobierno local siempre ha defendido que todo lo que concierne al agua, al ser un "tema estratégico para Talavera", debe estar fuera del debate político, "porque es una cuestión de ciudad".

En su opinión, es necesario demostrar la unidad de los talaveranos entorno a algo "que es innegable" para Talavera, como es "tener agua en calidad y cantidad", y ha abogado por un acuerdo nacional sobre el agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos