El Gobierno garantiza los empleos de la autopista Cartagena-Vera

Aspecto de un peaje de la autopista de peaje Cartagena-Vera, ayer, a las 18.56 horas./A. Gil / AGM
Aspecto de un peaje de la autopista de peaje Cartagena-Vera, ayer, a las 18.56 horas. / A. Gil / AGM

La Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres pasará a gestionar las vías de peaje en quiebra a partir del 15 de enero

EFE / EPMURCIA

Ocho autopistas de peaje en quiebra, entre ellas la de Cartagena-Vera, pasarán a ser gestionadas por la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres (Seittsa), de titularidad pública, el 15 de enero de 2018, según se prevé en el convenio firmado entre el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el presidente de Seittsa, Manuel Niño, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). A estas ocho autopistas se unirá el 1 de abril una octava vía de peaje: la de Madrid-Toledo,

Seittsa asumirá el 100% de las obligaciones de conservación, explotación y licitación de las autopistas, que saldrán a concurso para volver a manos privadas en el último cuatrimestre de 2018. También asumirá a los 700 trabajadores de estos peajes. Según el documento, la relicitación de las autopistas por parte de Fomento se hará en ocho concesiones distintas y «no excederá el 31 de diciembre de 2018». Una vez que el juez apruebe su plan de liquidación, la empresa estatal explotará esas infraestructuras, con un coste conjunto estimado de 3.500 millones de euros.

La autopista Cartagena-Vera tiene una longitud de 112,6 kilómetros y una intensidad media diaria de 1.986 vehículos, que abonaban en 2016 una tarifa base de 10,86 céntimos de euro por kilómetro. Asimismo, los ingresos de explotación del área de servicio en ese año fueron de 1,03 euros por vehículo, mientras que el consumo de mercaderías fue de 0,75 euros por vehículo. Los gastos de personal y de explotación ascendieron a unos 64.100 euros por kilómetro.

El Ministerio de Fomento prevé que estas autovías darán 34 millones de beneficio neto en 2018

Según explicaron fuentes oficiales de Fomento, el objetivo de completar todo el proceso en el mismo año responde a que, desde que empiecen a revertir las concesiones, el Gobierno deberá computar el gasto automáticamente en el déficit público. De esta manera, el Ejecutivo busca evitar que el déficit de 2018 contabilice únicamente los gastos y no los posteriores ingresos. Además, esto supondría una garantía de cobro para las concesionarias si se produjese una reversión anticipada de los activos a la Administración.

Se mantienen las tarifas

El Gobierno estima que en 2018 estas autopistas ingresarán un total de 103,7 millones de euros, de los que 93,5 corresponden a peajes y 10,2 a ingresos de explotación de áreas de servicio. Por su parte, el total de gastos estimados es de 54,6 millones de euros, y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) es de 49 millones de euros. Al final, el beneficio neto previsto es de 34,4 millones de euros. Estas ganancias serán ingresadas por Seittsa. El convenio también señala que se aplicarán las mismas tarifas previstas en los contratos de concesión de los que proceden las autopistas.

Fotos

Vídeos