Francisco Cabezas: «La historia pesa a veces demasiado en España en materia de agua»

Miguel Ángel Ródenas, Joaquín Griñán, Francisco Cabezas y José Luis Álvarez. / M. Bueso

El director general de la Fundación Instituto Euromediterráneo del Agua reclama soluciones para la escasez hídrica en el sureste español donde existe «una estructura productiva consolidada y modélica» en el sector agrario

Rubén García Bastida
RUBÉN GARCÍA BASTIDA

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Miguel Ángel Ródenas, abrió el debate dedicado a las nuevas políticas del agua en la segunda sesión del foro Futuro en Español que se celebra este miércoles en Murcia, con la participación de Francisco Cabezas, de la Fundación Euromediterráneo, Joaquín Griñán, exdirector general del Agua, y el consultor argentino de agua José Luis Álvarez.

El presidente de la CHS recordó que “el 40% del agua del mundo está en Iberoamérica”, y aseguró que en América Latina se está avanzando mucho en la gestión del agua, aunque “el gran problema es el déficit de infraestructuras y cómo configurar las tarifas del suministro para cubrir la construcción de esas infraestructuras”. Ródenas subrayó la diferencia del caso americano y el de España, donde “el gran problema no son las infraestructuras, sino el déficit hídrico”.

Francisco Cabezas, director general de la Fundación Instituto Euromediterráneo del Agua y autor del Libro Blanco del Agua, subrayó la madurez hidráulica de España tanto en la gestión como en las infraestructuras. “Eso no quiere decir que esté todo hecho”, afirmó. “España es un país muy antiguo, donde la historia a veces llega a pesar demasiado. Hay que recordar que el riego de Murcia tiene origen medieval”, aseveró Francisco Cabezas. Se han realizado “avances espectaculares”, pero “pese a todos los logros conseguidos hay un gravísimo reto que no está resuelto, que es la escasez en el sureste Español”.

Cabezas recordó que esta zona, que dispone de “una estructura productiva consolidada y modélica” en el sector agrario, padece al encontrarse con que “no tiene agua, y no de forma coyuntural, sino que es un problema estructural y que se agravará con el paso del tiempo”.

Cabezas señaló que hoy “no hay ningún problema técnico para disponer del agua que se quiera en el lugar en el que se quiera, antes sí lo era, ahora se puede desalar y enviar cualquier cantidad de agua. El problema ahora es exclusivamente económico”.

Joaquín Griñán, exdirector general del Agua y de Producción e Industrias Agrarias de la Región de Murcia, expuso en su turno la forma en que el Ejecutvio regional abordó el saneamiento del río Segura cuando él ocupaba el cargo. “El Gobierno dedicó un gran esfuerzo para sanear el Segura y hacer que dejara de ser el río más contaminado de Europa”. Para revertir la situación en el cauce, se apoyaron en “dos bastones”, por un lado, en la “realización de las obras” y por otro, “explotar correctamente esas obras”. “Hay que hacer una interconexión de cuencas, hay que vertebrar hidrológicamente España”, concluyó Griñán.

El consultor de agua José Luis Álvarez, exintendente del departamento general de Irrigación de Mendoza (Argentina), expuso la forma en que la provincia está abordando la reducción de precipitaciones. "En los últimos ocho años estamos teniendo un 20% menos de capacidad de agua para abastecer la cantidad de hectáreas que tenemos”, afirmó.

Recordó la importancia de un sector demandante de agua como lo es el del vino en Mendoza: "La cantidad de puestos de trabajo que nos aporta la agricultura es cinco veces mayor que la de la industria petrolífera”, aseguró, y explicó cómo la respuesta llegó a la reducción del agua disponible llegó a través de la realización “no solo de las grandes obras hidráulicas, sino también las pequeñas obras, y el desarrollo de herramientas para la medición del agua en todo momento, tanto la que tenemos como la lluvia”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos