Francisco Cabezas: «La cabecera del Tajo atraviesa la peor situación de su historia»

El embalse de Entrepeñas, en una imagen tomada el pasado mes de agosto./Pepe Zamora / EFE
El embalse de Entrepeñas, en una imagen tomada el pasado mes de agosto. / Pepe Zamora / EFE

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Francisco Cabezas, director general del Instituto Euromediterráneo del Agua (IEA) y principal experto en planificación hidrológica, subraya que la cabecera del Tajo «atraviesa la peor situación de su historia», con las aportaciones de agua más bajas desde que hay registros oficiales, que datan del año 1912. A preguntas de 'La Verdad', Cabezas explicó que el sistema de Entrepeñas y Buendía solo recibió 300 hectómetros cúbicos en el anterior año hidrológico, una cifra desconocida.

«La buena noticia es que se ha frenado el descenso de las reservas. El bajón principal ha sucedido porque han finalizado los riegos en esa zona del Tajo, por lo que a partir de ahora cabe esperar que se inicie la recuperación», explicó. Entrepeñas y Buendía almacenan 234 hectómetros, y están al 9,6%. El conjunto de la demarcación del Tajo llega al 40%, con 4.396 hectómetros, ligeramente por encima de la media peninsular.

Tendrá que llover mucho en el sistema de cabecera para que se superen los 400 hectómetros y se abra de nuevo el acueducto, aunque con dudas de que esto ocurra la próxima primavera. «Puede ocurrir que venga un periodo húmedo lo suficientemente intenso, no es imposible», apostilló Cabezas. «Lo que está ocurriendo no se debe a una sequía, sino a un fenómeno de dimensiones únicas y desconocidas. ¿Eso se explica por el cambio climático, existen acaso otros factores que aún no conocemos? Hay que averiguarlo».

«Lo que ocurre no se debe a una sequía, sino a un período de dimensiones únicas y desconocidas», advierte el director del IEA

La ley, eficaz

Francisco Cabezas destacó, asimismo, que la ley del Memorándum ha resultado eficaz en esta situación de extrema sequía. «Si no se hubieran aplicado las restricciones que planteaba el Memorándum, no habría existido agua para el propio Tajo. Si se hubiera puesto en riesgo el suministro de la cuenca cedente, habría sido catastrófico para todos y para el propio acueducto», sentenció.

Fotos

Vídeos