El fiscal reclama 432 años a la 'banda de encapuchados' que atemorizó a la Región

Guardias civiles trasladando a dos de los presuntos integrantes de la 'banda de los encapuchados' en abril de 2016./Antonio Gil / AGM
Guardias civiles trasladando a dos de los presuntos integrantes de la 'banda de los encapuchados' en abril de 2016. / Antonio Gil / AGM

Acusa a los presuntos doce integrantes de la red de una quincena de asaltos a viviendas y comercios, perpetrados «con extrema violencia» a lo largo de medio año

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Habría que remontarse muchos años atrás para hallar referencias de una organización criminal que hubiera causado mayor conmoción, preocupación y hasta temor entre la población de una amplia zona de la geografía murciana. Sus asaltos a domicilios particulares y establecimientos comerciales, perpetrados bajo el denominador común de hacerlo a mano armada, con los rostros cubiertos y «empleando una extrema violencia», como ahora recuerda el fiscal en su escrito de acusación, les valieron el apelativo de 'la banda de los encapuchados' y la convirtieron en el mayor quebradero de cabeza al que se han enfrentado las fuerzas de seguridad en los últimos años en la Región.

Tanto fue así que fue necesaria la intervención del Grupo de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para que sus doce presuntos integrantes acabaran siendo identificados y detenidos. Para cuando dieron con sus huesos en prisión, los responsables de la investigación, bautizada como 'Operación Estibador', sospechaban que podían haber cometido ya en torno a setenta robos en Murcia y las provincias limítrofes, aunque las diligencias judiciales se han cerrado con pruebas que en apariencia solo los vinculan a una quincena de asaltos.

Chahlal E.B.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, un delito de robo con fuerza, un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, robo con violencia, delito continuado de receptación, dos delitos de detención ilegal, dos delitos leves de lesiones y cuatro delitos de lesiones. Condena solicitada: 69 años y medio de prisión.
Ana Beatriz L.N.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, continuado de robo con fuerza en casa habitada y continuado de receptación. Condena solicitada: 10 años.
Chawki C.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, un delito de robo con fuerza, un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, robo con violencia, delito continuado de receptación y un delito de lesiones. Condena solicitada: 46 años y medio de prisión.
Abdelaziz R.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, continuado de robo con fuerza en casa habitada, robo con violencia y continuado de receptación. Condena solicitada: 40 años y cuatro meses de prisión.
Benali H.
Cargos: Organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, continuado de receptación y tres de lesiones. Condena solicitada: 34 años y medio de prisión.
Mohamed T.
Cargos: Organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, delito continuado de receptación y tres delitos de lesiones. Condena solicitada: 34 años y medio de prisión.
Zakarie Y.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, robo con fuerza y continuado de receptación. Condena solicitada: 5 años y medio de prisión.
Mohamed B.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, robo con fuerza y delito continuado de receptación. Condena solicitada: 5 años y medio de prisión.
Ahmed E.K.
Cargos: Organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, continuado de receptación, continuado de robo con fuerza en casa habitada, robo con violencia, dos de detención ilegal, dos delitos leves de lesiones y cuatro delitos de lesiones. Condena solicitada: 63 años y medio de prisión.
Mokhtar J.
Cargos: Organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, continuado de robo con fuerza en casa habitada y continuado de receptación. Condena solicitada: 34 años y medio de prisión.
Tarik E.K.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada y delito continuado de receptación. Condena solicitada: 34 años y medio de prisión.
Brahim J.
Cargos: Pertenencia a organización criminal, cinco delitos de robo con violencia en casa habitada, delito continuado de receptación, dos delitos de detención ilegal, dos delitos leves de lesiones y cuatro delitos de lesiones. Condena solicitada: 52 años y medio de prisión.

Los cargos que la Fiscalía les atribuye son, pese a todo, lo suficientemente extensos y graves como para justificar una petición global de más de 432 años de prisión, que es a lo que ascienden todas las solicitudes de condena recogidas en el escrito de calificación provisional.

Abrieron grandes brechas en cabezas, fracturaron huesos y a un británico quisieron cortarle un dedo

El documento, al que ha tenido acceso 'La Verdad', comienza relatando que esta organización delictiva actuó en territorio murciano durante un periodo indeterminado, que al menos se extendió entre los meses de noviembre de 2015 y abril de 2016. En ese casi medio año, los miembros de la banda dejaron un reguero de saqueos en viviendas habitadas y comercios, principalmente en la zona del Campo de Cartagena -Pozo Estrecho, Roldán, Balsapintada, El Albujón, Dolores de Pacheco, Los Nietos, Fuente Álamo, La Palma...-, pero también en La Ñora, Mazarrón, San Isidro de Albatera (Alicante), El Ejido (Almería)..., en los que se emplearon con una violencia inusitada contra las víctimas. Al menos siete de ellas sufrieron lesiones, en cuatro de las ocasiones de carácter grave, incluyendo fracturas de huesos y grandes brechas en la cabeza, además de un intento de cortarle un dedo con unas tijeras a un ciudadano británico afincado en Cartagena.

Organizado en tres ramas

La organización delictiva, según el relato del fiscal, estaba presuntamente liderada por un ciudadano marroquí, Chahlal E.B., con la estrecha colaboración de su mujer, la española Ana Beatriz L.N.. En torno a ellos habrían operado los integrantes de las tres ramas en que se dividía la actuación de la banda: una división operativa, que era la que realizaba los asaltos; otra logística, que facilitaba las armas, los coches y las herramientas, y otra de vigilancia, que se encargaba de seleccionar los objetivos.

El escrito de acusación del Ministerio Público disecciona con todo detalle cómo se perpetraron los robos en salones de juegos, empresas agrícolas, inmobiliarias, joyerías, bares de copas y, con especial profusión, domicilios particulares en los que sus moradores vivieron momentos de pesadilla que difícilmente llegarán a olvidar.

Las viviendas y establecimientos acababan siendo saqueados a conciencia -dinero, joyas, cajas fuertes, electrodomésticos, ordenadores, teléfonos móviles y hasta los vehículos, que eran empleados en posteriores golpes-, con el aparente fin de destinar buena parte de lo robado al mercado negro.

Los cargos a los que los doce presuntos integrantes de la banda se enfrentarán en el juicio van desde un delito de pertenencia a organización criminal hasta múltiples delitos de robo con violencia o con fuerza, pasando por detenciones ilegales, lesiones y receptación. En total, las penas de prisión solicitadas suman 4232 años, con el presunto líder de la organización, Chahlal E.B., encabezando la clasificación con una petición particular de 69 años y medio.

En su día, cuando fueron arrestados, se conoció que varios de ellos estaban fugados de prisión y que alguno había acumulado hasta 168 antecedentes delictivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos