El fiscal pretende imputar al arquitecto Cartagena por la reforma del Casino

El juez Castillejos rechaza revocar el auto de procesamiento para encausar al técnico, pero el Ministerio Público insiste ante la Audiencia

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

El hallazgo de nuevos documentos sobre la rehabilitación del Casino de Murcia, un proyecto que supuestamente fue aprovechado por algunos para enriquecerse ilícitamente, ha llevado al Fiscal Anticorrupción, Juan Pablo Lozano, a buscar con denuedo la imputación del arquitecto Juan Carlos Cartagena, responsable de la elaboración del presupuesto.

El Ministerio Público trata de alcanzar ese objetivo a través de una doble vía: convenciendo al magistrado David Castillejos de que revoque el auto de procedimiento abreviado que dictó meses atrás, para que incluya a Cartagena entre los encausados , y otra, mediante el recurso que está pendiente de resolver en la Audiencia Provincial.

Por el momento, la primera de esas opciones se le ha cerrado ya, pues el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia, David Castillejos, que ha investigado esta pieza separada del 'caso Umbra', apenas ha tardado unas horas en rechazar la pretensión del fiscal. La razón, sin embargo, es meramente formal, ya que la jurisprudencia sienta que no se puede pedir la declaración de un imputado -como diligencia complementaria- de quien no había sido citado antes en tal condición.

De no ser por ello, el juez coincide en que los nuevos documentos, entre los que figuran certificaciones de obra y un informe previo que Cartagena habría realizado para la Fundación Amigos del Casino, habrían justificado su imputación.

En concreto, señala Lozano en un extenso informe, el arquitecto habría cifrado en un primer momento en 6,7 millones (IVA al margen) el presupuesto de contrata de la rehabilitación del Casino, para poco después, y sin causa aparente, elaborar otro «con un incomprensible incremento de 3,4 millones».

Ese segundo informe, «inflando el coste de la rehabilitación hasta los 10,2 millones», es el que habría permitido al intermediario Renato de Noce embolsarse dos millones del dinero público destinado a reformar el Casino. Lozano llega a asegurar que el presidente del Casino, Juan Antonio Megías, el citado Renato del Noce y el arquitecto Cartagena habrían diseñado «un plan delictivo», que consistió en incluir los honorarios del intermediario en el proyecto de rehabilitación.

El propio juez admite que, de no haber sido «por esos cambios inexplicables del presupuesto, que habrían sido consentidos por Cartagena», no habría sido fácil para Del Noce cobrar sus «exagerados honorarios, presuntamente delictivos».

La Audiencia es la que ahora debe pronunciarse sobre la pretensión del fiscal de encausar al arquitecto.

Fotos

Vídeos