La UMU exige cambiar bases y baremos en las convocatorias de jefes de servicio

José Orihuela. /Guillermo Carrión/ AGM
José Orihuela. / Guillermo Carrión/ AGM

La Universidad denuncia que algunos de sus profesores se están quedando fuera de los concursos en el SMS por no ser estatutarios

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El rector de la Universidad de Murcia (UMU), José Orihuela, acudió ayer a La Arrixaca acompañado de tres vicerrectores y del decano de Medicina, Miguel García Salom, para dejar claro su respaldo a los catedráticos y profesores titulares del hospital en el conflicto que mantienen con el Servicio Murciano de Salud (SMS) a cuenta de las últimas convocatorias para cubrir decenas de jefaturas de servicio. Para la UMU, la Administración ha obviado el carácter de hospitales universitarios tanto de La Arrixaca como del Reina Sofía y el Morales Meseguer, marginando a la institución académica e impidiendo incluso que algunos profesionales puedan presentarse.

La UMU pedirá que se modifiquen los baremos para que los méritos relacionados con la docencia y la investigación tengan más peso, adelantó ayer el vicerrector de Economía, Sostenibilidad y Ciencias de la Salud, José María Abellán. También exigirá que se modifiquen las bases, ya que tal y como están ahora redactadas dejan fuera a profesionales que trabajan para el SMS pero están vinculados laboralmente a la UMU, por lo que no son personal estatutario. Es el caso del catedrático Juan de Dios Berná, que no podrá optar a revalidar su cargo de jefe de servicio de Radiodiagnóstico de La Arrixaca si no se cambian las bases, publicadas la semana pasada. «La convocatoria de Radiodiagnóstico tiene que corregirse de manera inexcusable», advirtió el vicerrector José María Abellán. Su caso no es único: otras dos profesoras de la UMU han presentado recursos de alzada al quedar fuera de los concursos para optar a las jefaturas de Oftalmología y Dermatología de este mismo hospital. En cambio, otros docentes sí han podido aspirar a las jefaturas al ser estatutarios. Cada caso es diferente, dependiendo del tipo de vinculación laboral tanto con la UMU como con el SMS.

Dos docentes han interpuesto recursos al ser excluidas. El jefe de Radiodiagnóstico de La Arrixaca tampoco puede optar a su puesto

Profesionales de peso

El malestar de los profesionales ligados a la UMU quedó patente en la reunión de ayer. En este grupo se encuentran algunos de los profesionales con más peso en La Arrixaca, como el catedrático emérito Pascual Parrilla, exjefe de Cirugía General, y los tres jefes de sección del servicio, también catedráticos: Pablo Ramírez, Francisco Sánchez Bueno y Ricardo Robles. La cuarta catedrática de la UMU de Cirugía General de La Arrixaca es Luisa Martínez de Haro. Otro servicio claramente ligado a la universidad pública es Cardiología. Tras la jubilación de Mariano Valdés, quedan dos jefes de sección vinculados a la UMU: Domingo Pascual y Arcadio García Alberola. También son catedráticos o profesores titulares los jefes de Microbiología, Manuel Segovia; Pediatría, Antonio Sánchez-Solís; Medicina Preventiva, Alberto Torres; Infecciosas, Joaquín Gómez; Radiodiagnóstico, Juan de Dios Berná; y Hematología, José María Moraleda.

La presencia de la UMU es asimismo potente en el Morales Meseguer, de la mano sobre todo del servicio de Oncohematología, que dirige Vicente Vicente. El peso de la universidad pública es menor en el Reina Sofía, aunque algunos de sus jefes de servicio acudieron ayer a la reunión de La Arrixaca, como Francisco Martínez, de Anatomía Patológica.

En total, la UMU cuenta con 17 jefes de servicio del SMS vinculados. Durante los años de recortes, las restricciones económicas y legales han impedido a la universidad fichar a profesionales en los hospitales, mientras la UCAM se lanzaba a hacer contratos al carecer de estas limitaciones. Esta situación llegó a poner en peligro la presencia de la universidad pública sobre todo en el Reina Sofía, ante el empuje de la privada.

Por eso, la UMU aspiraba ahora, una vez pasada la época de mayores estrecheces, a ampliar las jefaturas de servicio bajo su órbita. De ahí el conflicto con el SMS, que solo contempla aprobar un nuevo baremo y bases específicas, con mayor peso de los méritos académicos, para las 15 jefaturas ahora ocupadas por docentes de la UMU. Estas plazas se convocarán a finales de este año o principios del próximo.

De momento, el pasado mes de mayo se convocaron 45 jefaturas, a las que se añadieron la semana pasada otras 63. En todos estos casos, los candidatos solo pueden ser estatutarios, y los baremos dan únicamente 25 puntos, de un total de 100, a los méritos académicos. Para Sanidad, las jefaturas son «plazas que forman parte de la estructura organizativa» del SMS. De ahí que se considere que el proyecto de gestión es lo prioritario.

«No se respeta el espíritu del convenio»

La UMU considera que las convocatorias de jefaturas de servicio realizadas hasta ahora «no respetan el espíritu del convenio» firmado entre Sanidad y la institución académica el año pasado. A raíz de este acuerdo, La Arrixaca, Reina Sofía y Morales Meseguer quedaron vinculados a la UMU como hospitales universitarios. Por ello, las convocatorias de jefes de servicio «deberían haber pasado previamente por la comisión mixta SMS-UMU por si había posibilidad de vincular con la universidad alguna de estas plazas», señala el vicerrector de Economía, Sostenibilidad y Ciencias de la Salud, José María Abellán. Además, «la comisión mixta es el órgano que debe proponer los méritos» a valorar, sostiene. Sanidad ha negociado sin embargo los baremos únicamente en la Mesa Sectorial, al considerar que se trata del ámbito legalmente establecido para ello. La UMU está estudiando las medidas a tomar una vez que ha estallado el conflicto. En la reunión de ayer en La Arrixaca hubo cierre de filas, y el lunes previsiblemente sucederá lo mismo en una Junta de la Facultad de Medicina convocada de urgencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos