La exalcaldesa de Lorquí niega que rebajara multas de forma arbitraria

Resurrección García. / Vicente Vicéns / AGM

García asegura que se redujeron algunas sanciones porque el Ayuntamiento entendía que la ley lo permitía

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La exalcaldesa de Lorquí, la socialista Resurrección García, ya avanzó el pasado marzo, al rechazar un acuerdo con la Fiscalía, que trataría de demostrar su inocencia en los tribunales. Con ese objetivo, se sentó ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial para afrontar una acusación por presunta prevaricación continuada por la que la Fiscalía pide para ella diez años de inhabilitación para empleo o cargo público y la obligación de reintegrar a las arcas municipales 57.037 euros.

La exrregidora, que estuvo al frente al consistorio ilorcitano entre los años 1995 y 2007, tenía entre sus competencias la resolución de los expedientes por infracciones urbanísticas, cuyas sanciones se pueden reducir en un 50% cuando el infractor admite su responsabilidad, tal como prevé la ley de suelo. Sin embargo, según sostiene la Fiscalía en su escrito de conclusiones provisionales, no se limitó a aplicar esa rebaja, y, «sin respaldo legal alguno», habría dictado resoluciones en las que «imponía multas de manera arbitraria». Estos hechos habrían ocurrido supuestamente en 27 expedientes urbanísticos tramitados entre los años 2003 y 2007.

García negó ayer, durante su declaración, que impusiese multas de forma arbitraria. Remarcó que siempre trabajó por el municipio y por sus vecinos y que jamás cometió hecho delictivo alguno, por lo que confió en que la vista oral concluirá con la proclamación de su inocencia y un fallo absolutorio. «Yo no he prevaricado. He dedicado ocho años de mi vida a servir a mi pueblo, ocho años de concejal y doce años como alcaldesa, y nunca he cogido ni un céntimo del Ayuntamiento», remarcó hace unos meses a la salida del Palacio de Justicia de Murcia acompañada de su abogado defensor. «Habré cometido muchos errores, pero no el que se me achaca y lo voy a demostrar».

«Yo nunca ordené una demolición», recalca la exregidora; «eso lo reconozco»

La ex primera edil explicó al fiscal que inicialmente el Ayuntamiento aplicaba un baremo para los casos de infracciones urbanísticas y que posteriormente ese baremo se varió. García subrayó, sin embargo, que desde el Consistorio entendían que, al pagar la sanción, los afectados reconocían de alguna forma su responsabilidad y se les podía aplicar esa rebaja del 50% que establece la ley. Negó, sin embargo, que esa rebaja fuese mayor o que se aplicase a unos expedientes en detrimento de otros.

Competencias delegadas

García remarcó, asimismo, que, a lo largo de su primera legislatura, no contaba con dedicación exclusiva a la alcaldía y que compatibilizaba su función con su empleo de médico en Totana. Además, subrayó que las competencias de urbanismo estaban delegadas y que era el concejal de Urbanismo el que tenía la competencia al respecto y ejercía de instructor de esos expedientes. A preguntas del fiscal, a la exalcaldesa reconoció que tiene un hermano que es funcionario en la citada área de Urbanismo, pero negó que este tuviese algún tipo de relación con los hechos.

El representante del Ministerio Público interrogó, además, a la exalcaldesa sobre el motivo por el que no denunció en los tribunales esos casos de construcciones en zonas no urbanizables. «Nadie nos dijo que hubiese que mandarlo al juzgado», espetó. «Yo nunca ordené una demolición. Eso lo reconozco». La vista continuará hoy con la declaración de algunos testigos.

Temas

Lorquí

Fotos

Vídeos