Los eurodiputados rechazan el fraccionamiento por fases y plantean una visita al terreno

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Los eurodiputados coincidieron en que la evaluación de impacto ambiental ha quedado «incompleta, fraccionada y desactualizada» tras los cambios en el proyecto. También pidieron a la Comisión que «vaya a Murcia y vea 'in situ'» la magnitud de un problema que «afecta a los sectores más vulnerables».

Así se expresó Maite Pagazaurtundúa (UPyD), que señaló que los vecinos están «cargados de razones y necesitan que la Comisión vele y garantice sus derechos». Inés Ayala y Soledad Cabezón, del PSOE, estimaron que se han buscado subterfugios de espaldas a la ciudadanía, y exigieron un esfuerzo por la cohesión territorial. En seis meses, según Cabezón, debería haber un pronunciamiento claro sobre si se va a sancionar o no a España si se demuestran los incumplimientos.

El PSOE exigió que se prevean los impactos de las grandes obras y que se consulte a la sociedad. Florent Marcellesi (Equo) pidió imaginar qué difícil es vivir conectados entre un lado y otro lado de la ciudad con un paso a nivel y abogó por pedir más información sobre los impactos de la vía provisional, sobre el cumplimiento del convenio de Aarhus y sobre la falta de legitimidad del fiscal de Medio Ambiente para investigar.

Rosa Estarás, del PP, tiene plena confianza en las palabras del ministro ya que recordó que han comenzado las obras del soterramiento y hay plazos y presupuestos. Marina Albiol (IU) insistió en que los vecinos no quieren barreras y recordó que fraccionar un proyecto para no hacer una DIA global va en contra de la directiva europea. Ángela Vallina criticó que la respuesta del Gobierno a las quejas ciudadanas hayan sido «los palos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos