La estación de Cieza se prepara para acoger grandes trenes de mercancías

A. GÓMEZCIEZA

Los trabajos de remodelación de la estación de ferrocarril de Cieza se hallan en su recta final dentro del proyecto global de la variante de Camarillas. Los mismos están incluidos en el programa operativo de la Región de Murcia de obras de renovación de vía, que contempla la mejora de trazado, adecuación de la plataforma, supresión y protección de pasos a nivel, construcción de pasos superiores e inferiores, acondicionamiento de andenes, cerramiento exterior de estaciones, integración urbana de las obras y el tratamiento paisajístico del entorno de la línea Cartagena-Chinchilla. La estación estará preparada para acoger trenes de mercancías de 750 metros de longitud.

Lo mismo sucederá en Agramón, en el otro extremo de la variante de Camarillas. Este tramo estará preparado para acoger parte del tráfico de mercancías del Corredor Mediterráneo, que tendrá dos rutas a su paso por la Región: las líneas Cartagena-Chinchilla y Murcia-Alicante.

Las obras de la variante de Camarillas entraban en su última fase final hace prácticamente un año. Está previsto que las pruebas de circulación comiencen en otoño. La variante permitirá acortar el recorrido en 17,9 kilómetros e incrementar la velocidad de circulación de los convoyes en el tramo hasta los 250 kilómetros por hora, así como mejorar la capacidad de carga de los trenes de mercancías hasta las 22,5 toneladas por eje. El tiempo de viaje entre Murcia y Madrid sería inferior a las tres horas si Renfe pusiera los prometidos trenes híbridos de doble eje y tracción, ya que los convoyes podrían utilizar el trazado de alta velocidad a partir de Albacete. La construcción de la variante se enmarca en el convenio firmado el 30 de noviembre de 2015 entre el Ministerio de Fomento, la Comunidad Autónoma y la Autoridad Portuaria de Cartagena.

Una línea muy antigua

Desde 1865 lleva en activo la línea de tren Cartagena-Chinchilla, bordeando el pantano de Camarillas, paso obligado en el trayecto de tren desde la Región de Murcia hasta Madrid. Un camino de curvas que hasta ahora ha limitado la velocidad de los trenes y las toneladas de peso en los mercancías, que va a dar paso a una nueva variante ferroviaria en línea recta entre Hellín y Cieza y que acortará el trayecto en casi 18 kilómetros. Han pasado ya 12 años desde que se adjudicaran los primeros trabajos. La obra, tras varios parones, se encuentra en su fase final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos