Otra escuela es posible

Romper el marco de la educación. En la imagen, una de las creaciones, titulada 'Mull', utilizada para la imagen del congreso y creada por Maru Carranza, que participa en el 'workshop' sobre arte y educación, del 6 al 9 de noviembre en el Centro Párraga./
Romper el marco de la educación. En la imagen, una de las creaciones, titulada 'Mull', utilizada para la imagen del congreso y creada por Maru Carranza, que participa en el 'workshop' sobre arte y educación, del 6 al 9 de noviembre en el Centro Párraga.

Las jornadas Proyecto Aula promueven en la Región el intercambio de visiones y experiencias sobre las nuevas metodologías de enseñanza, en su anhelo por rescatar la creatividad y la inclusión para una educación contemporánea

FUENSANTA CARRERES

Los ciudadanos y profesionales del siglo XXI aprenden en escuelas del XIX con una organización pedagógica del siglo XX. Viven conectados a móviles de última generación, cooperan en proyectos solidarios globales a través de blogs, juegan al FIFA en red con chicos de Bruselas, comparten juegos y patio con compañeros de varias nacionalidades, practican idiomas viendo series 'online' y meriendan en cafeterías de diseño, pero cada mañana se sientan en un pupitre decimonónico frente al encerado para completar 'tochos' de fichas y ejercicios, resolver exámenes y escuchar la lección. El mundo ha cambiado, y la escuela no le sigue el ritmo.

Las jornadas Proyecto Aula (Paula), una experiencia educativa y social impulsada por 'La Verdad', pretende emulsionar en Murcia el intercambio de opiniones y experiencias sobre las nuevas metodologías activas de enseñanza y la aplicación de la tecnologías y el arte, en su afán por rescatar la creatividad, la inclusión y la conexión de la escuela con el mundo real y global. Una «experiencia educativa» ideada por el educador, creador y gestor cultural Miguel Ángel Cayuela, motivado por el convencimiento de que otra escuela, otra forma de enseñar, de aprender, es posible. «Y necesaria. La educación no puede vivir de espaldas a un mundo que ha cambiado. Trabajar en valores, por una educación inclusiva que no deje a nadie fuera; abrir la puerta a las nuevas tecnologías que, nos guste o no, lo marcarán todo; incentivar y mostrar las últimas metodologías que convierten al alumno en el protagonista activo de su aprendizaje; seducir al escolar a través del arte, de la emoción... son los ejes fundamentales que deben marcar la revolución en las aulas», sostiene Cayuela, que ha concebido las jornadas como un «festival educativo» en el que tienen cabida las ponencias de los pedagogos y educadores más innovadores, las experiencias con nuevas metodologías que, a diario, despliegan en el aula decenas de maestros murcianos, y los 'workshops' de arte y educación centrados en buscar el aprendizaje mediante la exploración, la libertad y el juego. Desde todos los ángulos, y con todos los agentes y arquitecturas que deben tomar parte en el proceso educativo: docentes, agentes culturales y empresariales, padres y artistas que abran las puertas de la escuela a la sociedad que la rodea.

Otra escuela, que devuelva a las aulas el pensamiento divergente y el placer, es posible. Lo demostrarán durante el congreso los cinco educadores murcianos que hacen realidad en sus aulas todos los días el milagro de encender la chispa de la emoción del aprendizaje entre sus alumnos. En la pequeña pedanía lumbrerense de El Esparragal, y en la pachequera de Roldán, donde los docentes han logrado vencer las resistencias iniciales de padres y vecinos, contagiados por la motivación de los chiquillos en sus coles.

El trajín que agita a los escolares, de apenas cuatro años, que asisten a la clase de Carmen Pérez, en el colegio público Purísima Concepción de Puerto Lumbreras, traspasa los muros de la escuela. Los niños practican el aprendizaje basado en proyectos, una metodología que reta a los alumnos a buscar soluciones a problemas de la vida real y les convierte en protagonistas de su propio aprendizaje. Su maestra les orienta, guía y proporciona los materiales, pero son ellos quienes plantean las preguntas y encuentran las respuestas. El curso pasado, los chicos dedicaron un trimestre a organizar una campaña para promover la donación de sangre. Crearon un 'rap' que grabaron y enviaron a sus familiares, diseñaron pancartas que terminaron en el centro del pueblo, fueron a la guardería, al Ayuntamiento... Por el camino, aprendieron los componentes de la sangre, tomaron conciencia de la necesidad de las donaciones, redactaron sus presentaciones, generaron ideas, crearon y tomaron decisiones. En el aula, los chicos trabajan por 'rincones', moviéndose con libertad en busca del trabajo que más les estimula. «Es una forma de trabajar más acorde a su desarrollo natural. No tiene sentido tenerles sentados repasando un trazo, va contra su naturaleza», defiende la maestra.

En el colegio público Hernández Ardieta de Roldán, los maestros Carmen Montoya y Rafael Pérez avivan con su trabajo la creciente revolución pedagógica que, impulsada por decenas de maestros, agita el viciado aire del sistema educativo tradicional. Sus alumnos, hijos de trabajadores del campo e inmigrantes poco motivados de partida con la idea de ir a la Universidad, han encontrado en las nuevas tecnologías un estímulo para implicarse en las clases, donde generan sus propios contenidos digitales. «Ellos son los constructores de su propio aprendizaje. Serán agricultores o abogados cuando crezcan, pero trabajarán en un mundo global que les obligará a enfrentar problemas y a tomar decisiones».

Convencido de que la educación contemporánea debe ser honesta con la vida e inclusiva, Cayuela ha dedicado a la enseñanza en valores un bloque que abordará cuestiones como las desigualdades y el refuerzo de los estereotipos sexistas que los escolares absorben sin ser conscientes de ello. «Desde Tiziano a Maluma - advierte la experta en comunicación y género Yolanda Domínguez, quien participará en el congreso el 10 de noviembre-, los estereotipos ya están planteados en la pintura y las letras de las canciones, con un incremento creciente de la violencia y el sexo». La artista visual, defensora de la imagen como herramienta de transformación social, pretende que los estudiantes sean conscientes y críticos del contenido de las letras de reguetón que escuchan y cantan, y que sus docentes les ayuden a ser divergentes con los conceptos que no comparten.

El doctor en Física, músico y divulgador científico Daniel Guirado tratará de explicar su concepto de una sociedad con valores científicos a través de la música y las humanidades; y Juan Mata, profesor de Didáctica, aportará su visión desde la ética literaria. Desde la premisa de que «una escuela para todos es cosa de todos», la doctora en Ciencias de la Educación de la Universidad de Murcia Nuria Illán promueve que sus alumnos, futuros docentes en los colegios e institutos de la Región, sean agentes del cambio hacia la inclusión. Crítica con el sistema, cree que la selección de los formadores debe dar un vuelco: «El modelo actual de oposiciones no tienen sentido. A un maestro hay que preguntarle por su proyecto, por lo que quiere hacer en el aula, hay que enseñarle a enseñar, no a memorizar. Y a enseñar con el mismo ímpetu al que lo pilla y al que no lo pilla», reclama desde el convencimiento de que la transformación debe estar amparada por las familias, «por los padres, que deben entender que la escuela es mucho más que un lugar donde dejar a sus hijos para que aprendan contenidos».

Las nuevas metodologías que dan sustento al enorme esfuerzo renovador de la escuela que abanderan los docentes llegarán a Paula -patrocinado por la UMU, la UPCT, la Consejería de Educación y la Fundación Caja Mediterráneo- de la mano de Clara Megías, Manu Velasco y Juanjo Vergara. La primera es profesora de Bellas Artes en Madrid, y propone una nueva metodología docente, el 'Art Thinking', como respuesta a la crisis del sistema de enseñanza. «¿Qué puede hacer el arte por la educación? Fomenta el pensamiento crítico y subjetivo frente al lógico o único actual. Promueve una pedagogía que motive hacia el asombro, el placer... Lo que las escuelas hacen hoy es matar la curiosidad, y el arte permite entender la educación, explicar matemáticas, geografía o literatura», reflexiona la autora de la ponencia '¿Qué hace una sandia como tú en un lugar como este?'.

«Todo lo que pase por mirarle la nuca al compañero es un fracaso», defiende el experto en innovación y metodología activas Juanjo Vergara, para quien la acumulación de datos, el aprendizaje bulímico y memorístico, no tienen cabida en «un mundo cambiante y global. Es preciso cuestionar el modelo de evaluación, y lograr que el aprendizaje parta de la realidad. La herramienta es lo de menos, lo importante es saber hacer», defiende.

Los retos del docente, defenderá el maestro y 'blogger' educativo Manu Velasco, precisan de la implicación de la administración, «reacia a los cambios porque suponen tiempo y dinero. Si queremos tener una educación que responda a las demandas de la sociedad actual, hay que formar al profesorado de una manera diferente y más completa, y dotar a los centros de los recursos», argumenta convencido de que otra educación, la que vendrá sin remedio, «no es solo posible, también es necesaria».

Más

Fotos

Vídeos