La escasez hídrica provoca el desplome de las perspectivas de crecimiento en el sector agro

Imagen de archivo de construcción de viviendas en la costa murciana. /A. Gil/ AGMGráfico
Imagen de archivo de construcción de viviendas en la costa murciana. / A. Gil/ AGM

Las incertidumbres generadas por el 'Brexit' y Cataluña frenan el optimismo de los economistas, según su barómetro

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Los problemas surgidos en el campo murciano por la escasez de recursos hídricos y la situación climatológica de los últimos meses han provocado un brusco descenso en las perspectivas de crecimiento en el sector de la agricultura y la ganadería para los próximos seis meses. Un bajón en las expectativas que también se deja notar de manera significativa en el horizonte de la industria agroalimentaria. Por el contrario, el sector de la construcción vuelve a ser uno de los que presenta mejor panorama de crecimiento para el próximo medio año, solo por detrás del sector de las nuevas tecnologías de la información y aquellos negocios relacionados con el ocio, el turismo y la hostelería.

Es una de las principales conclusiones que arroja el Barómetro del Colegio de Economistas de la Región de Murcia, presentado ayer, en el que se pone de manifiesto que el sector agrícola pierde siete puestos de una tacada y cae hasta la última posición del 'ranking' sectorial de expectativas, por detrás del comercio minorista, mientras la construcción vive «un nuevo escenario», según el economista José Carlos Sánchez de la Vega, encargado de presentar los principales resultados del Barómetro junto a Patricio Rosas y el decano del Colegio, Ramón Madrid. Ese «nuevo escenario» está propiciado por la reactivación del mercado inmobiliario, empujado por el aumento del precio del ladrillo y, según refleja el informe, por un notable incremento (un 6% más que hace seis meses) de la demanda de vivienda por parte de las familias. Un incremento que incluso es más acusado en el ámbito del consumo.

Por lo general, los resultados del barómetro revelan un panorama de «prudente optimismo» entre los economistas consultados por las incertidumbres políticas derivadas, por ejemplo, de la situación en Cataluña o del escenario incierto que se abrió en toda Europa con el 'Brexit'. Así, la encuesta pone de relieve un «leve freno en la senda de mejoría» de la situación económica, así como una estabilización en las expectativas a corto plazo. Esta circunstancia puede interpretarse como una posición «conservadora», de «esperar y ver» por parte de los economistas, a la espera del desenlace de algunos de esos acontecimientos, según destacó De la Vega.

Una décima más

Así, y respecto al barómetro anterior, la percepción de la situación económica en la Región evidencia una situación menos favorable por parte de los economistas. Así, la proporción de los que responden que la situación de la economía regional es «mejor que un año antes» cae 5,5 puntos. Pese a este frenazo, la evolución de los últimos dos años sigue siendo positiva. De hecho, la calificación que los economistas otorgan a la situación económica de la Región de Murcia ya es de 5,33 puntos sobre 10 (una décima más que en junio de 2017), aunque sigue situándose por debajo de la nota relativa a la economía nacional (5,91). Por su parte, la economía de la Unión Europea continúa siendo el entorno más valorado de los tres, con una puntuación de 6,46. De cara al próximo semestre, los economistas puntúan la situación con un 5,58 en el caso de la economía de la Región de Murcia; otorgan un 5,98 para el ámbito nacional, y un 6,59 para la Unión Europea.

Por otra parte, la situación económico-financiera actual es valorada con un 3,12 en el caso de las empresas, y con un 2,91 en el de las familias, en ambos casos sobre una puntuación máxima de 5. La situación actual de las economías domésticas se sitúa por debajo de la de las empresas, «si bien la brecha se reduce», tal y como destaca el Barómetro, correspondiente al pasado mes de diciembre. En este sentido, familias y empresas también «moderan su optimismo», según De la Vega.

Otro importante aspecto a destacar del informe es el relacionado con el llamado Índice de Confianza del Economista, que presenta un saldo global positivo (+22,5). Es decir, predominan las respuestas optimistas frente a las pesimistas por parte de los encuestados. La variable con mejor saldo, en relación a la situación actual y a las expectativas para los próximos seis meses, es la facturación (+24,5 y +30,8 respectivamente). Por otra parte, los mayores incrementos respecto a junio de 2017 se obtienen en inversión y empleo. En este sentido, la exportación es la única variable que empeora en relación al último barómetro.

Mejoran menos y empeoran más que hace un año

El Barómetro del Colegio de Economistas de la Región pregunta a los encuestados si su situación económica personal «es mejor, igual o peor que un año antes». Así, un 29,6% manifiesta estar mejor, un 59,1% asegura estar igual, y un 11,3% declara encontrarse peor que hace doce meses. En relación con los resultados del anterior barómetro, de juntio de 2017, el documento revela un incremento de más de cuatro puntos (4,2%) en el porcentaje de los economistas que declaran que su situación ha empeorado en el último año, mientras el porcentaje de quienes manifiestan haber mejorado se reduce en casi cinco puntos (4,9). Esta circunstancia, según constata el barómetro, «evidencia un retroceso en la senda de mejoría». En este sentido, los asalariados del sector privado son los que muestran un menor porcentaje de respuestas relativas a la mejoría de su situación y un mayor porcentaje de respuestas relacionadas con el empeoramiento de su situación económica. A su vez, los asalariados del sector público y los empresarios y trabajadores por cuenta propia son los que presentan una mayor estabilidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos