Los emergentes quieren más

Miguel Garaulet y Javier Sánchez Serna./LV
Miguel Garaulet y Javier Sánchez Serna. / LV

Ciudadanos asegura que ganaría un diputado en el Congreso por Murcia con los datos de la última encuesta del CIS, si estuviera en vigor la reforma electoral que defiende. Los cambios que promueven Podemos y la formación naranja asestarían un duro golpe al PP en la representación regional en la Cámara Baja

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

La propuesta está sobre la mesa. Los portavoces de Podemos y Ciudadanos en el Congreso, Irene Montero y Juan Carlos Girauta, escenificaron esta semana su alianza para promover una reforma de la Ley Electoral General con el fin de hacer más proporcional la representación de los españoles en la Cámara Baja. Los dos partidos han centrado su oferta en la sustitución de la fórmula matemática que se emplea para traducir en escaños el número de votos que logra cada candidatura. Ahora se emplea el sistema D'Hondt, que favorece a los partidos mayoritarios, y naranjas y morados prefirieren el modelo Sainte-Laguë, por el que se realiza un reparto más proporcional de los escaños en función del número de votos conseguidos.

Para facilitar un acuerdo con el PSOE, al que necesitarían para alcanzar la mayoría suficiente para cambiar la ley Electoral, han limitado su planteamiento a este simple cambio matemático, ya que modificar las circunscripciones provinciales y rebajar la edad de votar a los 16 años habría necesitado meterse en las aguas profundas de una reforma constitucional.

Las consecuencias de reemplazar al belga D'Hondt por el francés Sainte-Laguë las pagaría sobre todo el PP, que perdería 15 escaños, y en menor medida el PSOE, PdeCat y PNV, que perderían cada uno un diputado si se toma como referencia para el cálculo los resultados de las últimas elecciones generales, celebradas el 16 de junio de 2016. Los beneficiados serían Ciudadanos y Podemos, que obtendrían 12 y 6 más, respectivamente.

Garaulet: «El sistema al principio fue bueno, pero ahora necesita retoques para hacerlo más justo»

Diez a repartir entre cuatro

En la Región de Murcia, con los resultados de 2016, no habría cambios en el reparto de escaños si se hubiera aplicado el modelo Sainte-Laguë: el PP seguiría con sus cinco diputados en el Congreso, el PSOE y Ciudadanos, dos cada uno, y Podemos con otro. Sin embargo, extrapolando la intención de voto de la encuesta del CIS de enero, que ya recoge el importante ascenso de Ciudadanos en toda España tras su victoria en las elecciones catalanas, el diputado por Murcia de esta formación, Miguel Garaulet asegura que su partido habría ganado un escaño más a costa del PP en la Región de Murcia.

Sánchez Serna: «El objetivo es que la voluntad del pueblo esté mejor representada»

Los populares lograron en las últimas elecciones generales en la Región mejorar los resultados de las anteriores y alcanzar un 46,7% de los votos, más del doble de lo que obtuvo el segundo, el PSOE (20,3%). Un registro con el que ni siquiera Sainte-Laguë puede. Pero dada la tendencia actual, con un gran trasvase de votos populares hacia Ciudadanos, el retoque matemático que los emergentes quieren introducir en el sistema electoral supondría un duro golpe para la mayoría que el PP disfruta en la representación regional en el Congreso.

Un dato revelador, aplicando ambos sistemas a los resultados de las generales de 2016, es que, con el modelo Sainte-Laguë, Podemos se quedaría en la Región a casi 2.000 votos de lograr un segundo diputado, mientras que con la ley D'Hondt esa diferencia se agranda a unas 20.000 papeletas.

El PP ha acusado a Podemos y Ciudadanos de poco menos que de querer generar inestabilidad solo para ganar un puñado de escaños. Los emergentes, en cambio, defienden sus tesis con el argumento de que el objetivo es que el voto de los españoles esté mejor representado en el Parlamento. «Lo que pretendemos es que la voluntad del pueblo está mejor representada en el Congreso; que no valgan más los votos del PP o del PSOE que los de otros partidos. Queremos que el Parlamento refleje mejor la España real», comenta el diputado por Murcia de Podemos Javier Sánchez Serna.

Diez a repartir entre cuatro

En la Región de Murcia, con más de un millón y medio de habitantes y diez diputados en el Congreso, la falta de proporcionalidad es menor, pero en las provincias con menos población y escaños los partidos nuevos es donde encuentran más problemas para obtener representación.

De hecho, con la reforma electoral propuesta, donde Ciudadanos ganaría más escaños sería en Castilla y León (5), Galicia (3) y Castilla-La Mancha (3), según explica el diputado naranja Miguel Garaulet. «Después de 35 años es necesario modernizar el sistema para hacerlo más proporcional y más justo. Al principio fue positivo, pero ahora, con la aparición de nuevos partidos, necesita retoques», señala Garaulet.

Lo que el diputado de Ciudadanos descarta es que la intención de los emergentes sea trasladar también al sistema electoral regional el cambio de D'Hondt por Sainte-Laguë, por considerar que con la reforma aprobada en 2015 para crear una circunscripción electoral única ya se ha corregido suficientemente el déficit de proporcionalidad que existía.

Lo que también tiene claro Garaulet es la dificultad de que la propuesta que defienden con Podemos vaya a tener éxito, y que el PSOE o el PP vayan a ceder para cambiar un sistema que hasta ahora les ha permitido alternarse en el poder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos