La elección de colegio deberá contar con el acuerdo firmado de los dos progenitores

Presentación de las instrucciones del proceso de admisión./CARMGráfico
Presentación de las instrucciones del proceso de admisión. / CARM

Educación adelanta al 5 de marzo el arranque del plazo con que cuentan las familias para pedir plaza en los centros educativos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Tocará ponerse de acuerdo. Las más de 30.000 familias que se prevé que compitan este año por lograr una plaza para sus hijos en el colegio que más les agrada deberán alcanzar una decisión consensuada, o, al menos, intentarlo. La Consejería de Educación, Juventud y Deportes exigirá, por primera vez, de cara al curso 2018/2019, que se presente una única solicitud por alumno y que esta vaya firmada por los dos progenitores, estén o no separados.

La intención de la Administración regional no es otra que buscar que, en caso de conflicto o mala comunicación entre los padres, los dos progenitores -siempre que ostenten la patria potestad- puedan participar en las decisiones que conciernen al menor. «Merece la pena que padre y madre puedan opinar y decidir y no que decida solo uno haciendo sentir excluido al otro, que es lo que hasta ahora ocurría», remarcó la consejera Adela Martínez-Cachá, que desgranó los detalles en una comparecencia en el colegio Nicolás de las Peñas, en Murcia.

De acuerdo a las nuevas instrucciones fijadas por la Consejería, cuando unos padres separados soliciten la admisión de un niño en un centro educativo y existan discrepancias sobre cuál debe ser el municipio elegido, se dará prioridad a la escolarización del menor en la localidad donde resida el progenitor que convive habitualmente con el menor. En el caso de que los padres cuenten con una custodia compartida o que el niño conviva igualmente con los dos padres, cobrará peso el centro en el que el menor pueda tener algún hermano. De no ser así, primará el colegio o instituto más próximo a la vivienda de cualquiera de sus progenitores. Si las discrepancias no encuentran acuerdo pese a la mediación del centro, se recurrirá a la justicia ordinaria. En cualquier caso, mientras se dicta la resolución, la Consejería de Educación «garantizará la escolaridad del menor, especialmente en los tramos y edades obligatorios». Martínez-Cachá incidió en el esfuerzo que realizará su equipo para tratar de buscar acuerdos. Una vez matriculado, para cambiar al alumno de un centro a otro se exigirá, como regla general, el consentimiento expreso de ambos.

«Merece la pena que padre y madre puedan opinar y no que decida solo uno, haciendo sentir excluido al otro», remarca la consejera

La Consejería ya lanzó hace unos meses un protocolo para mediar en los conflictos y garantizar que ambos progenitores están al tanto de las reuniones, calificaciones y cambios de centro. Este marca, entre otras cuestiones, que los colegios e institutos de la Región deben informar por duplicado a los padres divorciados y separados de todas las cuestiones relacionadas con la vida académica de sus hijos: calificaciones, reuniones con los tutores, cambios de centro...

Las instrucciones, que empezaron a aplicarse este mismo curso, pretenden evitar que las desavenencias entre los padres separados, divorciados o que han finalizado su convivencia de hecho no repercutan en la vida escolar de sus hijos. Cubren además un vacío legal que actualmente puede dar lugar a situaciones complicadas, a las que tenían que enfrentarse los equipos directivos de los centros sin respaldo.

Pistoletazo el 1 de marzo

Esta es una de las novedades del sistema de acceso a los colegios e instituto que este curso, además, comenzará antes a rodar. Tal y como precisó la consejera, el periodo de solicitudes se iniciará el 5 de marzo, casi un mes antes que el año anterior, y se extenderá hasta el 16 de marzo.

El proceso se iniciará el 1 de marzo con el sorteo público de las letras de apellido para desempate que este año, también como novedad, se conocerán al inicio del procedimiento. A continuación, entre el 5 y el 16 de marzo las familias podrán presentar los impresos de solicitud. Lo pueden hacer en el centro de su referencia o bien a través de la web de administración electrónica de la Comunidad, tanto para Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato.

El 10 de mayo se publicará la puntuación y los centros de Infantil y Primaria asignados provisionalmente. El 1 de junio será la adjudicación definitiva. En Secundaria y Bachillerato la puntuación y centro provisional se publicarán el 4 de junio, y el 6 de julio los definitivos. Una vez adjudicado a su centro definitivo, el alumno dispondrá de tres días para realizar la matrícula.

La Consejería prevé recibir para el nuevo curso más de 30.000 solicitudes. De ellas, unas 16.000 corresponderán a las plazas del primer curso de Infantil (3 años), en el que las familias eligen normalmente el centro al que le confiarán la educación de sus menores. Los alumnos que prosiguen sus estudios en el mismo colegio no tienen que realizar nuevamente el proceso de admisión.

El baremo se mantiene igual que el año anterior, cuando la Consejería estrenó un sistema de acceso que elimina los distritos y los puntos de zona en toda la Región. La Administración fue paulatinamente eliminando las zonas en los municipios y el pasado curso remató este proceso suprimiéndolos también en Murcia, el área más complicada para cuadrar las preferencias de las familias con la oferta de plazas. Eliminados los distritos (ahora cada municipio es una zona), el criterio clave para conseguir un puesto en el centro preferido es el hecho de tener hermanos ya escolarizados en el mismo colegio escogido, que da 10 puntos, el máximo. Así, quienes cumplan ese requisito pueden contar prácticamente con que tienen un puesto asegurado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos